Perú no había hecho méritos para empatar, por lo tanto, la tarea de Carlos Lampe había sido tranquila.

Pero los errores cuestan caro. Eso pasó a los 44 minutos, cuando un mal control de la pelota, permitió que Erwin Saavedra la pierda y aparezca Paolo Guerrero para ganarle en velocidad a Adrián Jusino y defina de gran manera ante la salida del guardameta nacional.

Bronca, pero aún hay tiempo para corregir errores.