Extra

SOCIEDAD

Cruceño crea sitio web para latinos que buscan universidades en EEUU

El portal se llama Alianza Estudiantil para Americanos en Ascenso. Las dificultades que Alejandro vio lo empujaron a ayudar

Berthy Vaca Hace 5/19/2019 8:00:00 AM

Alejandro Hernández Suárez (18), un joven cruceño que estudia la secundaria en la ciudad de Naples (Florida), Estados Unidos, está dando que hablar por su desprendida contribución en favor de latinos que optan por estudiar en el país del norte, al crear una página digital de servicio gratuito, que muestra el camino para superar las barreras del idioma y las herramientas adecuadas para nivelarse académicamente antes de buscar un espacio en universidades de EEUU.

Al sitio digital, denominado Alianza Estudiantil para Americanos en Ascenso, se accede por la dirección https://risingamericans.wordpress.com, web que contiene tutoriales que ayudan al estudiante a iniciar la búsqueda de universidades, a consultar el tipo de becas y ayudas para financiar la universidad, el calendario de fechas importantes para solicitar ingreso a la universidad, preparación académica y un vistazo a los exámenes del SAT.

El SAT es un examen de admisión que utiliza la mayoría de las universidades de Estados Unidos. Es un examen tipo test que pertenece y es administrado por el College Board, cuyo objetivo es medir la preparación que tiene un alumno del bachillerato. El College Board es una organización sin ánimo de lucro que elabora pruebas en EEUU.

Fruto de los apuros

La iniciativa de Alejandro nació por las dificultades que él mismo pasó y que percibe en muchos estudiantes de origen latino que tropiezan con la barrera del idioma a la hora de realizar los trámites de admisión.

En su caso, Alejandro llegó a EEUU a los 14 años, proveniente de Santa Cruz de la Sierra, donde cursó la primaria y parte de la secundaria en el colegio La Salle. Recuerda que en el colegio de Naples lo inscribieron en el nivel regular, porque no conocían su grado de aprendizaje y, sobre todo, porque la muralla lingüística les impedía a ambas partes comunicarse fluidamente, pues no dominaba el inglés.

De ese modo, se trazó la estrategia de juntarse solo con sus pares norteamericanos, con el objetivo de afinar su inglés, y lo consiguió, lo cual permitió que en su unidad educativa comprueben que poseía una aceptable instrucción escolar y lo ascendieron al nivel de honores.

Lola, una chica de 15 años de Argentina, amiga de Alejandro en la secundaria, cuenta su historia: “Para los que se preguntan si es posible adaptarse y ser parte de una nueva cultura, con una lengua diferente, con códigos y reglas muy distintas a lo que estábamos acostumbrados en nuestros países, la respuesta es sí, se puede. Requiere de esfuerzo y paciencia. Llegué de Argentina hace cinco años, sin hablar una palabra de inglés y hoy curso materias avanzadas y tengo un promedio de A”.

“El propósito es ayudar a los estudiantes internacionales que llegan a Estados Unidos que no tienen conocimientos de cómo funciona el sistema educativo, con tutorías para los exámenes estatales que se ofrecen todos los años acá. Los orientamos porque esa tutoría aquí cuesta como $us 100 la hora, y nosotros, que hablamos los dos idiomas, se la damos gratis”, manifestó Alejandro.

Tiende a crecer

Este joven cruceño, que tiene la nacionalidad estadounidense, adquirió cierta experiencia en su escuela, donde actualmente ayuda, al menos, a 15 estudiantes latinos que, por no dominar el inglés, aprenden a medias y muchos profesores ni se preocupan.

Alejandro Hernández tiene el propósito de expandir su página web en otras escuelas del gigante del norte. “Quiero que sea una iniciativa que se tome en otros lados. Mi intención final es convertir Alianza Estudiantil para Americanos en Ascenso en una organización sin fines de lucro más grande.

Su proyecto va por buen camino, pues afirma que la plataforma digital está siendo visitada cada vez con más frecuencia. Entre tanto, no se descuida de sus estudios en la prepromo, donde pasa clases en los niveles de honores y de avanzada (con valor universitario). Al año se graduará como bachiller y piensa aplicar en la Ivy League, un club que integran ocho de las mejores universidades privadas de EEUU, con la finalidad de estudiar Ingeniería Biomédica.