Escucha esta nota aquí

El McLaren Senna ha sido diseñado, construido y desarrollado con un propósito específico: ser el excelente auto de McLaren para pista, pero  homologado para recorrer las carreteras de cada país del mundo. Esta nueva creación, mejora el ADN de la marca anglosajona, gracias al esfuerzo del departamento técnico McLaren Automotive, fundado en el año 2010. Que, sin embargo, en pocos años logró cautivar la atención del público mundial con sus creaciones de los súper coches o Supercars. La estructura ultraligera con chasis y paneles de fibra de carbono y el motor V8 McLaren biturbo montado en una posición trasera central y tracción trasera fueron el punto de partida. El sofisticado sistema de suspensión derivado del mundo de las carreras garantiza una mezcla de control y un equilibrio dinámico de primera clase y la dirección electrohidráulica premia la conducción con una respuesta precisa e inmediata. Un biplaza, donde la atención ergonómica se centra en el piloto. El marco de fibra de carbono llamado Monocage III, se desarrolló a partir de la estructura básica que equipa el modelo McLaren 720S; considerado uno de los más robustos jamás construido por McLaren para un automóvil aprobado por las carreteras. Cada panel de la carrocería está hecho de fibra de carbono, lo que refleja la atención al factor de peso para cada componente que llevó McLaren de Senna. Con una potencia máxima de 800 caballos de fuerza. El McLaren Senna presenta una nueva generación a la vanguardia de las soluciones aerodinámicas activas en la parte delantera y trasera, que aumentan la carga aerodinámica, para garantizar que el potencial del coche en su conjunto. Cada elemento de diseño del cuerpo, desde el  divisor  delantero hasta el doble difusor trasero, ha sido desarrollado para optimizar la carga y el equilibrio aerodinámico, tanto en el caso de fuertes desaceleraciones como en el escape de potencia y en la distancia como en la salida de las esquinas.