Hugo Dellien ya está en casa. Apenas ingresó desde la plataforma del aeropuerto de Trinidad fue recibido por niños y adultos que les expresaron su cariño a los gritos. “Tigre, tigre, tigre…”, la gente exclamó a una sola voz. Caminó unos metros con una raqueta en la mano izquierda y tomado de la otra por su esposa Camila. Hasta ahí estaba todo bien, pero las pulsaciones comenzaron a acelerarse.

Impresionante recibimiento a Dellien en Trinidad 

Unos segundos después una niña le regaló un ramo de flores, al mismo tiempo que una señora le colocó un sombrero de sao a él y a su acompañante. El tenista no pudo más, las lágrimas se le escurrieron por las mejillas, se limpió los ojos y se abrazó de su amada esposa. Emocionado a más no poder el beniano que dejó en alto el nombre de Bolivia en el Roland Garros, que se juega en la arcilla de París.

 

“No pude aguantar nada ahora, esto es una locura. Nunca me pasó en la vida nada igual y no lo cambiaría por nada”, afirmó el deportista desde una camioneta que lo llevó desde la terminal área por las calles y avenidas de la capital beniana hasta el coliseo del colegio La Salle. Una tamborita llevó el ritmo de los miles de seguidores del ‘Tigre de Moxos’, que acompañaron la caravana en autos, motos y bicicletas.

Orgulloso de su tierra Dellien se colocó la bandera de Beni para saludar a los suyos desde el vehículo. Celulares en mano, los trinitarios salieron para saludarlo y registrar el histórico momento. Ingresó a la plaza principal general José Ballivián donde continuó la fiesta con la multitud.

Su próxima actuación de la raqueta número uno de Bolivia será en la hierba de Wimbledon. El nacional está en el cuadro principal del torneo que se jugará del 1 al 14 de julio en Londres (Inglaterra).