Escucha esta nota aquí

Ni la persistente lluvia frenó a la familia de José Romero, que llegó desde Los Lotes hasta la feria Barrio Lindo a comprar juguetes para los más pequeños de la casa por Navidad. Pese a los ponchos de plástico que usaban igual se mojaron los pies, pues el agua llenó la avenida que da a la pasarela que cruza por los rieles del tren para ingresar a los diferentes pabellones del centro comercial, cuyos vendedores abrieron sus puestos a las 7:00. 

En el interior de la feria la oferta de juguetes es variada, siendo las más buscadas las muñecas con carritos para pasear y los micrófonos para cantar, a Bs 150.

La concurrencia no era la misma en la feria navideña de Alto San Pedro, donde los comerciantes, pese a abrir a las 7:00, hasta media mañana de ayer no habían vendido mucho.

René Calle, artesano proveniente de La Paz, se quejó porque hace cuatro días que las ventas bajaron debido a las lluvias. “Me he quedado con un niño Jesús de Bs 400, así como imágenes del nacimiento con precios entre Bs 50 y 900, según el tamaño”, dijo.

Por su parte, Jésica Romero aseguró que le fue bien, pues las muñecas gigantes que ofreció a Bs 150 tuvieron mucha acogida. “Si bien ha llovido, pero cuando pasa los clientes se agolpan y aprovechamos para recuperar el tiempo perdido”, añadió.

Le tocó a los cerdos 
En los mercados la gente hizo turno para abastecerse de carne. El cerdo fue lo más solicitado, seguido de la carne de res y el pollo. Según los comerciantes las ventas bajas de los últimos días fueron sustituidas por la alta demanda de estos productos, a los que se sumaron los embutidos.

En el mercado Abasto, la afluencia de compradores impedía la circulación entre los pasillos, algo que también se notó en el tráfico vehicular. Mismo caso fue en los mercados Mutualista y Los Pozos.

Además, la subida de precios se hizo sentir hallándose el kilo de lechón entre Bs 38 y 45 y la pierna del mismo animal a Bs 25. La de pollo de tener un precio por kilo de Bs 11 subió a Bs 15 y en menor medida la carne de res que aumentó el 10%. Los pirotécnicos también subieron de precios, algo que mermó el ingreso de los comerciantes.