Escucha esta nota aquí

El ídolo del pop Justin Bieber encontró en México un paradisíaco escenario para otro de sus escándalos: las ruinas mayas de Tulum.

A pesar de los avisos, Bieber intentó el jueves "pasar a una zona prohibida para los visitantes" del sitio arqueológico construido a escasos metros del mar turquesa de la Riviera Maya, del estado de Quinta Roo, informó una fuente del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH).

El aventurado cantante canadiense, de 21 años, que está de vacaciones en esa región mexicana fue interceptado por los guardias del INAH "y se le invitó a salir" de las ruinas, añadió la fuente.

En noviembre de 2013, Bieber aseguró en su cuenta de Twitter -durante una gira por México- que se había reunido con el presidente Enrique Peña Nieto, lo que fue negado por la presidencia.

Bieber estrenó "Purpose", su primer álbum tras un paréntesis de tres años y medio, en noviembre pasado, el mismo día que su archirrival "One Directión" lanzó su disco "Made in the A.M.".