Los jugadores de Real Potosí salieron a reclamar a su dirigencia el pago de uno de los tres meses de deuda salarial. El plantel no ingresó en paro con propósito de aprovechar el receso, pero esperan que la deuda sea cancelada para cumplir con sus obligaciones de manutención en la Villa Imperial.

El capitán, el argentino Juan Vogliotti, lamentó que no se cumplan los acuerdos que se llegaron con la dirigencia para saldar el tema económico con el primer plantel. Los lilas buscan aprovechar estos días para colocarse a punto en la parte física y táctica.

Existe preocupación de que se viva una crisis similar al pasado año cuando el plantel estuvo con varios meses sin cobrar y tuvieron que vender sus zapatillas de fútbol para poder subsistir en la Villa Imperial.