Escucha esta nota aquí

La dura represión con policías a caballo y gases lacrimógenos contra miles de manifestantes en la provincia argentina de Tucumán tras los cuestionados comicios del domingo en los que el kirchnerismo retuvo la gobernación, detonó este martes un cruce de acusaciones entre los presidenciables.

Una decena de personas resultaron heridas y dos niños tuvieron que ser atendidos por inhalación de gases, según balances de la prensa de Tucumán, una de las más pobres de Argentina, al norte del país, donde el domingo se celebraron unas elecciones a gobernador, alcaldes, concejales y legisladores marcadas por incidentes y la quema de unas 42 urnas.

Los manifestantes que se convocaron a través de redes sociales reclamaban la celebración de nuevos comicios y algunos criticaron a los dos rivales de la elección a gobernador: tanto al candidato kirchnerista, Juan Manzur, que venció por amplio margen, como a su rival socialdemócrata José Cano. Hasta ahora la oposición no ha reconocido la victoria de Manzur y pide abrir las urnas, como reclamaron los dos aspirantes a la presidencia adversarios al gobierno de Cristina Kirchner, el conservador Mauricio Macri y el peronista disidente Sergio Massa.

Tanto Macri como Daniel Scioli, candidato presidencial del kirchnerismo, que puntean las encuestas para las elecciones generales del 25 de octubre, respaldaron en Tucumán a sus respectivos candidatos. La policía se ha negado a dar una estimación oficial del número de manifestantes, heridos y detenidos.

El gobernador tucumano desde hace 12 años, José Alperovich, se expresó en contra de los "excesos policiales" y aseguró que no fue él quien dio la orden de reprimir.

Frente a la casa de gobierno de la provincia "vi excesos, no estoy de acuerdo con excesos policiales que sí los hubo", admitió Alperovich en conferencia de prensa.

"Hay que dejar que la gente se exprese en paz y se manifieste", dijo el gobernador saliente al indicar que la justicia está investigando el origen de la represión policial.

Según el gobernador, una mayoría de los manifestantes protestó pacíficamente, pero un grupo intentó ingresar a la sede gubernamental "con piedras y naranjazos", indicó mencionando que también hubo policías heridos.

Tras los disturbios del lunes, los manifestantes de Tucumán están convocándose a través de las redes sociales a una movilización este martes en la noche también frente a la Casa de Gobierno provincial.