Robert Downey Jr tiene se caracteriza por cambiar sus diálogos y hacer que sean aún más relevantes. El actor ya tiene antecedentes, por ejemplo, cuando improvisó una línea de dialogo que cambió por completo la dirección de la Fase 1 de Marvel.

Esta vez la frase fue “Te quiero 3.000", que Tony Stark le dice a su hija al inicio y final de la película. Anteriormente había sorprendido cuando dijo “Yo soy Iron Man”.

La verdadera frase en el guion era “Te quiero toneladas” pero en la vida cotidiana los hijos de Robert Downey Jr suelen decirle “Te quiero 3.000" a su papá. Entonces los hermanos Russo pensaron que era un detalle entrañable y el resto es historia.

Esta frase causó sensación y mucho revuelo ya que fue la última que pronunció el actor en el film. La escena se dio cuando Tony Stark se encuentra enviando un emotivo mensaje a su familia en forma de holograma luego de morir en la batalla final ante Thanos.

Esto vendría a ser lo último que haya dicho el personaje como Tony Stark en el Universo Marvel, a menos que se muestre algún flashback en las futuras películas.