El técnico de la selección colombiana de fútbol, el portugués Carlos Queiroz, afirmó este martes en San Paulo que el duelo de este miércoles (17:30) ante Catar, por el Grupo B de la Copa América 2019, será un "partido de campeonato" y como en el tenis es un "match point".

"Es un partido de campeonato, como en tenis es un match point", declaró Queiroz en rueda de prensa concedida en el estadio Morumbí de San Paulo y en la que destacó el "progreso notorio y fantástico “de su rival, una selección con "jugadores que están juntos hace muchos años y está en progreso siempre".

No obstante, el portugués evitó opinar mucho sobre su homólogo en la selección catarí, el español Félix Sánchez: "Es una buena persona, un buen chico, por respeto hablaré de él después del partido".

Independiente de la victoria en la primera jornada, por 2-0 frente a Argentina, en la sede de Salvador, y del empate 2-2 de Catar ante Paraguay, en Río de Janeiro, el portugués consideró que "el fútbol no son números, es trabajo dentro del campo y calidad".

"Estamos alerta y preparados para jugar contra Catar, debemos manejar los tiempos para mantener la identidad y no podemos hacer muchos cambios, pero tenemos también que tomar decisiones para ganar los partidos y si hay que cambiar, lo que quiero es cambiar para llegar a ser mejores", subrayó.

Insistió que, para enfrentarse a un rival, en teoría desconocido, se debe tener "mucha humildad" y "prestarle mucha atención durante los 90 minutos para jugar bien al fútbol" e hizo un llamado de atención al grupo para jugar concentrados y no contagiarse de la emoción de los hinchas por el triunfo sobre Argentina.

El 'exitismo', opinó, "está bien para hinchas y los medios, que trabajan en promover la fiesta y la ilusión. Eso está muy bien. Pero el trabajo de los jugadores es rigor, sufrimiento, concentración y calidad y así tiene que seguir adelante. Jugar al fútbol es muy difícil, en la 'playstation' es mucho más fácil".

Conocedor del fútbol asiático, después de llevar a Irán a los dos últimos mundiales, Queiroz dijo que en el país catarí "las canchas de entrenamiento son mejores que los campos oficiales de Brasil, Francia o Inglaterra".

"El fútbol en Asia se ha desarrollado mucho más dentro del campo y menos fuera del campo. Hay trabajos importantes de base en China, en Arabia", consideró.

Frente a las dudas para relevar al lesionado Luis Muriel, Queiroz comentó que ha llamado al juvenil Johan Carbonero, para sumarse a los trabajos de grupo, aún sin que pueda jugar por el reglamento, fue una "decisión técnica" para aproximar a los nuevos talentos.

De acuerdo con el entrenador, ya para las opciones en el campo de relevo a Muriel, Colombia cuenta con varias cartas: Roger Martínez, quien entró por él y anotó el primer gol; Duvan Zapata, artillero en Italia y que marcó el segundo, y Luis Díaz, del Atlético Júnior de Barranquilla.

"Lo que no mata engorda y lo que engorda nos hace más fuertes. Estoy confiado en que esta pérdida de Luis (Muriel) nos hará más fuertes, más unidos y más determinados. Es una pérdida grande", manifestó el ibérico, quien añadió: "Gracias a Dios, todos están listos para jugar mañana al 100 %".

Se refirió también a la evolución del creativo James Rodríguez, "un jugador muy importante, que tuvo una época un poco desafortunada y fuimos, gradualmente, construyendo su recuperación y su forma para exprimir su fútbol y espero que los aires de Sao Paulo le caigan mucho mejor y los del Maracaná (en una final), sería fantástico".

Para Queiroz, la Copa América de Brasil "es una oportunidad para conseguir una conquista" para los colombianos y agregó: "Sabemos de nuestras cualidades, pero sabemos de adversarios muy difíciles".

Colombia realizó en la tarde del martes el reconocimiento de la cancha del estadio Morumbí y una práctica con quince minutos abiertos a los medios de comunicación y en los que se observó una serie de ejercicios leves con balón y un trabajo por separado de los porteros.

El seleccionado cafetero espera la llegada en próximas horas del juvenil Johan Carbonero, de la selección Sub'20 que disputó el reciente Mundial de Polonia, quien relevará al lesionado Luis Muriel, pero no podrá actuar por cuestiones de reglamento y solo participará de los trabajos colectivos de Queiroz.

El partido entre Colombia y Catar está programado para el miércoles a las 17:30 hora boliviana en el estadio Morumbí, del club Sao Paulo y que fue el escenario de apertura el pasado viernes de la Copa América con el partido inaugural entre Brasil y Bolivia (3-0), por el Grupo A.