Opinión

Ha nacido el libro de un gran historiador

El Deber Hace 3/13/2018 8:00:00 AM

Escucha esta nota aquí

Se ha concretado un milagro maravilloso que todos deben saber. Después de entregar media vida a la investigación, hurgando por el mundo sobre la historia de Santa Cruz que no se sabe, después de sentarse a escribir sus hallazgos durante cinco años y después de que su manuscrito estuvo terminado y aguardando respuestas que no llegaban y puertas que tocaba y no se abrían para conseguir apoyo que le permitiera publicar su obra monumental, el historiador y escritor Eric Soria Galvarro Balcázar, lo ha conseguido. El miércoles 7 sucedió el alumbramiento de Santa Cruz, Documentos para su historia (1560-1600). Ocurrió en el Museo de Historia, a la hora en que el centro de la ciudad se apaciguaba con el resplandor de la luna y los asistentes aplaudían para que la memoria no se pierda, no se la lleven los vientos de la indiferencia, del olvido.

No era la primera vez que pisaba un escenario así. En 2011 presentó un libro robusto titulado Santa Cruz en la gesta libertaria sudamericana, crónica histórica documentada 1810-1825. Ese año lo aplaudieron con manos firmes y quienes acudieron al evento confirmaron que este escritor era un comprometido con la recuperación del patrimonio histórico, ya que desde su juventud fue atraído por la lectura de las obras con temática regional que encontraba en su biblioteca familiar.

Tras los abrazos y los aplausos, viajó y compró a bibliotecas internacionales documentos inéditos sobre Santa Cruz, que no se habían publicado jamás. Se encerró durante varios años revisando hechos que fue descubriendo en su camino de intelectual insaciable. Y lo que ha conseguido está reunido en este nuevo libro, una joya que pone su foco en la historia cruceña dentro del contexto global. 

Eric Soria sabe que la investigación científica lleva su tiempo y que es cara porque implica la compra de información, viajes y mucho tiempo invertido en transcripción y análisis. Pero también sabe que eso no es un impedimento para estar firmemente involucrado con nuestra historia, que dice, no ha sido estudiada a profundidad todavía. Es esa pasión la que lo llevó a dejar temporalmente el ejercicio de su profesión como ingeniero, porque para él, otras cosas pueden esperar, pero el conocimiento que todo cruceño debe tener, no, porque pueblo que desconoce su historia está destinado a desaparecer.