Escucha esta nota aquí

Después de cuatro años y seis meses de permanecer como refugiado político en Brasil, el juez Luis Hernando Tapia Pachi retornó a Bolivia para integrarse a su familia y asumir su defensa, pues en 2010 el fiscal Prudencio Flores, de La Paz, lo acusó por incumplimiento de deberes, prevaricato y resoluciones contrarias a las leyes en el caso de supuesto terrorismo.

Tapia se convierte en el primer boliviano refugiado en el exterior, de alrededor de 1.000, en retornar al país.

Ayer por la mañana Tapia brindó una conferencia de prensa junto a su esposa e hijos, asegurando que el tiempo le dio la razón porque el caso por supuesto terrorismo se lleva adelante en Santa Cruz (como él siempre planteó) y no en La Paz, respetándose así la jurisdicción aunque no se ha respetado la competencia porque el proceso está en manos de jueces de La Paz. “He vuelto por libre y espontánea voluntad, le prometí a mi pueblo y a mi familia y aquí estoy, nunca cometí delito”, expresó al añadir que en julio de 2010 decidió pedir asilo político en el vecino país porque “era víctima de una persecución política del Gobierno”, que puso en riesgo su vida y la de su familia.

Contó que viajó por tierra desde Corumbá (Brasil) y que, a pesar de gozar del estatus de refugiado, retornó al país para unirse a su familia, pues la vida en el extranjero es muy difícil.

Además, indicó que sigue siendo juez porque nunca renunció al cargo. “Debo ser restituido de inmediato a mi función porque nunca cometí delito, solo me persiguieron porque aplique la ley, el respeto a la jurisdicción no solo en el caso terrorismo sino en otros casos”, manifestó.

No lo reconocen como juez
El regreso sorpresivo de Pachi generó diversas reacciones. En Sucre, el Consejo de la Magistratura ya no lo considera juez porque hizo abandono de sus funciones cuando decidió salir del país en busca de refugio.

Después de su salida el extinto Consejo de la Judicatura falló por su destitución y en su lugar asumió otro juez.

El consejero de la Magistratura Wílber Choque señaló que Tapia Pachi no puede seguir considerándose juez porque el Consejo de la Judicatura lo destituyó por abandono de funciones hace cuatro años. Sin embargo, dijo que Tapia puede acudir a las instancias legales que vea necesario para hacer su reclamo, pero que ya no es parte del Órgano Judicial.

En Santa Cruz el presidente del Tribunal Departamental de Justicia, Mirael Salguero, aseguró que desconoce de fallos contra Tapia Pachi, por lo que instruyó la búsqueda en archivos sobre el caso. Aclaró que el que debe dar respuesta sobre la situación de Pachi es el Consejo de la Magistratura.

Fiscal dice que se parcializó
Sergio Céspedes, uno de los fiscales que lleva adelante el juicio por terrorismo 1, dijo que Tapia Pachi cuando actuó como juez se parcializó con los procesados al emitir resoluciones contrarias a la ley. “Él conoció con anterioridad el caso (sobre el atentado) de Saúl Avalos y ante una simple solicitud de gente que nada tenía que ver en el caso y de un simple plumazo dispuso que ambos casos (el de terrorismo y el de Ávalos) se unan y se trasladen a Santa Cruz. Sin embargo, el Tribunal Constitucional falló y definió que el caso terrorismo se vaya a La Paz”, dijo.

Indicó que el caso terrorismo se trasladó a Santa Cruz porque muchos de los acusados tienen problemas de salud y no pueden ser trasladados a La Paz. Recordó que el juicio se inició en La Paz, luego se trasladó a Cochabamba, después a Tarija y finalmente se quedó en Santa Cruz.

Nadie sabe de orden de apremio
Ni en el Ministerio Público, ni en el órgano judicial, ni en la Policía se conoce sobre una orden de apremio contra Tapia Pachi.
EL DEBER intentó contactarse ayer con el fiscal general, Ramiro Guerrero, para saber si el proceso contra Tapia Pachi será reactivado o si se encuentra archivado; sin embargo, la Unidad de Comunicación informó de que este se encontraba ocupado.

Celebran su decisión
Como un acto de valentía. Así calificaron los acusados del caso terrorismo 1 el retorno de Luis Tapia Pachi al país. “Es una decisión valiente. Él ha retornado a Bolivia para demostrar que no tiene nada ver con lo que se lo acusa. Fue un perseguido político por defender la jurisdicción en este caso (terrorismo)”, indicó Zvonko Matkovic (hijo).
Similar fue el criterio del exdirigente cívico de Beni Alberto Melgar, quien indicó que si primara la justicia la presencia de Tapia “podría ser bueno” para ellos porque en sus manos estaba dirimir si se respetaba la jurisdicción. Alcides Mendoza también calificó de una muestra de valor el regreso del juzgador.

El abogado Gary Prado dijo que si el Gobierno practicara lo que predica, el caso por el que Tapia dejó el país debiera ser archivado. “Su retorno es acto de coraje. A él le reconocemos el valor de haber defendido su jurisdicción y su competencia en el caso de supuesto terrorismo”