Escucha esta nota aquí

Las autoridades de Estados Unidos localizaron los primeros cuerpos de los 11 soldados desaparecidos y dados por muertos tras accidentarse en aguas del Golfo de México, que iban a bordo de un helicóptero en el que se entrenaban en una base aérea del noroeste de Florida.

Hasta la tarde de este miércoles los equipos de socorro habían hallado varios restos humanos, en Santa Rosa Sound, en un área costera de unos 5 por 27 kilómetros (3 por 17 millas), informó Sara Vidoni, portavoz de la base de Eglin.

También han recuperado en el mar y en playas aledañas partes de la aeronave, entre ellas una porción de la cola del helicóptero accidentado, un Black Hawk UH-60 de la Armada.

Obama expresó sus condolencias

Por otro lado, en una llamada que hizo este miércoles a los comandantes a cargo de la misión de entrenamiento, el presidente estadounidense, Barack Obama, expresó sus condolencias a las familias de las víctimas, informó el portavoz de la Casa Blanca, Josh Earnest.

Obama mostró también su confianza de que habrá una investigación "detallada" sobre las causas del "trágico incidente", en el que se cree que fallecieron los siete marines de la base de Lejeune, de Carolina del Norte, y cuatro militares de Luisiana que se encontraban a bordo.

Eran experimentados
?

El general Glenn Curtis, de la Guardia Nacional de Luisiana, dijo en una rueda de prensa que los militares eran soldados experimentados que habían sido enviados en dos ocasiones a operaciones en Irak y participado en las tareas de seguridad y socorro tras el huracán Katrina, en septiembre de 2005.

Curtis señaló que la prioridad es el rescate de los cuerpos de los militares y el apoyo a sus familias, para las que pidió "respecto" de los medios mientras se divulgan las identidades de las víctimas.

Investigan las causas

Portavoces de la base explicaron que las autoridades investigan las causas del siniestro, pero que aún es muy temprano para determinar si la densa neblina en el área tuvo algo que ver.

Entre tanto, expertos meteorológicos han señalado que los bruscos cambios climáticos en el área del accidente y la poca visibilidad debido a la neblina pudieron haber influido en el accidente.

Por otro lado Andy Bourland, otro portavoz de la base, señaló que la espesa niebla retardó y obstaculizó las operaciones de rescate de los militares.

Continuará la búsqueda


Entre tanto, el gobernador de Florida, Rick Scott, señaló que se ha comunicado con su homólogo de Luisiana, Bobby Jindal, para transmitirle sus condolencias y poner a su disposición todos los medios necesarios para las tareas de búsqueda de los militares.

El general Emmet Titshaw, de la Guardia Nacional de Florida, se puso también en contacto con la Guardia Nacional de Luisiana para "ofrecer todo tipo de medios que se necesite durante la búsqueda" de los cuerpos.

Asimismo, la Comisión para la Conservación de la Fauna y la Pesca (FWC) se ha sumado activamente a las tareas de búsqueda de los militares desaparecidos.

Accidente

El accidente se produjo la noche del martes en la base de la Fuerza Aérea de Eglin, en la zona conocida como Panhandle, durante un entrenamiento cerca de las costas de Florida, en el sureste del país.

Bourland dijo que en las tareas de entrenamiento también había participado otro helicóptero Black Hawk, el cual regresó a salvo a la base, a unos 60 kilómetros (40 millas) al este de la ciudad de Pensacola.

El aparato se estrelló durante una maniobra de entrenamiento rutinaria en una playa entre Pensacola y Destin, un lugar habitualmente utilizado por los militares como campo de pruebas, agregaron las fuentes.