Escucha esta nota aquí

David Toro, un postulante al Grupo de Ayuda y Cooperación Ciudadana (Gacip) que aparece en un video con gorra y placa policial violentando a un conductor, contó su versión de lo sucedido con el abogado Juan Luis Campo Mercado.

Toro indicó que él primero le reclamó por una mala maniobra que Campo realizó invadiendo su carril a la altura del segundo anillo y avenida Alemana y luego, según él, Campo lo insultó y “amenazó de muerte” delante de su madre e hijo. A raíz de lo sucedido, Toro lo persiguió y, cuando logró alcanzarlo, supuestamente Campo lo “agredió” golpeándolo en la cabeza y provocando su caída.

“Yo me bajé y cuando me acerco, él me golpea con un objeto y por ese motivo yo caigo al suelo y me produce las lesiones que tengo en las rodillas y la mano, por ese motivo yo me incorporo, me levanto y reacciono hacia este señor”, dijo Toro al canal de televisión Red Uno.

El acusado aclaró también que llegaron a un acuerdo con Campo el mismo día que sucedieron los hechos, y este aceptó solucionar el problema con un arresto por sanción de 8 horas en la Comisaría de Alto San Pedro.

Asimismo, Toro manifestó que Campo le solicitó que firmen una garantía constitucional porque tenía miedo por su seguridad.

Yo de buena voluntad le firmé (la garantía) después que el comisario que estaba de turno redactó el documento. El comisario le preguntó si estaba satisfecho con las 8 horas de arresto de sanción más la garantía y él dijo que sí”, reveló Toro.

Indicando también que se siente "destrozado" porque en las redes sociales lo llegaron hasta a amenazar de muerte.

“Siento miedo de que una de esas personas conozca mi domicilio, agreda a mi familia por tratar de hacerme daño a mi persona”, agregó Toro en la entrevista con este medio.

Por su parte, el comandante de la Policía General, Luís Cerruto, declaró que se realizará una investigación para conocer quien le dio un arma y una placa a Toro, ya que este solo es un postulante y no cuenta con los permisos de portar armas, ni arrestar a nadie.

,

abuso policial