Opinión

Información transparente con el virus

Guido Alejandro Arana Hace 7/11/2019 8:00:00 AM

La noticia del fallecimiento del médico gastroenterólogo Gustavo Vidales ha sido un golpe duro para toda la sociedad boliviana, particularmente para la comunidad de médicos, que siente inseguridad en el desempeño de sus tareas cotidianas y considera que el Ministerio de Salud, así como las autoridades sanitarias que se ocupan del caso, no están siendo del todo claras en la información referida al mortal virus. Es más, creen que no hay control pleno respecto al manejo del germen que ya es responsable de tres muertes en el departamento de La Paz.

Tras el deceso, la ministra de Salud dio una conferencia de prensa en la que brindó detalles escuetos, que posteriormente fueron enriquecidos gracias a preguntas de los periodistas, porque en la lógica de informar, se sabe que al no explicar lo suficiente se disparan las dudas colectivas y las especulaciones, que son tan dañinas como el virus.

Por ejemplo, durante varios días se dijo que los médicos internados en terapia intensiva estaban en franca recuperación; nadie se imaginaba que uno de ellos fallecería o que el otro se mantenga con un estado muy delicado en terapia intensiva. Por otro lado, se habló de Arenavirus como el causante del problema, es más, se identificó a una variedad de roedor como el transmisor del mismo; pero en la última conferencia de prensa se ha dicho que en la intervención sanitaria en Caranavi y en Guanay no se encontró a esa especie de ratón, sino a otras y que ahora se investiga si son esos otros animales los transmisores del mal.

Como quien no dice nada, la ministra recomendó que quien ingrese al área selvática utilice “preventivamente” barbijo y guantes, lo cual abre la interrogante de si realmente está controlada la situación o no.

Además, queda dicho que el virus aún no ha sido identificado específicamente, solo se conoce la familia a la que pertenece y que aún no se tienen los resultados de las muestras enviadas al Centro de Control de Enfermedades de Atlanta.

La comunidad de médicos de La Paz, y ahora del país, está en emergencia y anuncia un paro para el viernes. Una de las razones es precisamente la escasa claridad sobre el problema de esta infección por la que ya murieron dos de sus colegas y otro aún lucha por salvarse. Se sienten inseguros y expuestos al peligro. Mientras tanto, aparte de decirles que son poco sensibles con el dolor del momento, que se sepa no hay explicaciones científicas que aporten la certeza que se necesita.

Por lo anterior, es vital que la ministra comprenda que no alarmar a la ciudadanía no es lo mismo que no decir toda la verdad sobre un tema altamente sensible. Por el contrario, hablar con la mayor transparencia posible, sin dar lugar a especulaciones, es el mejor aporte que las autoridades de salud pueden hacer a la población en este momento.