Escucha esta nota aquí

Con la orden de un juez e intervención policial desalojaron este jueves la agencia Audiovisual del Estado en Argentina, en el marco de una escalada de tensiones por la decisión del presidente Mauricio Macri de intervenir el ente y destituir a su titular, un kirchnerista con mandato hasta 2017.

La Policía Federal llegó por la tarde a la sede del organismo regulador de medios argentino para desalojar por orden del juez federal a Martín Sabbatella, un leal del kirchnerismo que se resistió a renunciar a su puesto, lo cual llevó al nuevo gobierno a decretar el miércoles la intervención.

"No sólo están desalojando el edificio sino suspendiendo una ley sancionada por el Congreso nacional y eso es una barbaridad", sostuvo Sabbatella sobre una legislación aprobada en 2009, que fue uno de los emblemas del gobierno de Cristina Kirchner (2007-2015).

"Nos preocupa quién va a ser el responsable de la aplicación de la ley", agregó el exfuncionario sobre una medida destinada a controlar los monopolios de medios que terminó en una dura lucha con el grupo Clarín, uno de los más grandes de América Latina.

El juez aceptó el pedido de un fiscal que imputó este jueves por "usurpar autoridad" a Martín Sabbatella, el echado jefe del organismo, como parte de las disputas derivadas de la complicada transición política en Argentina.

El presidente Macri ordenó este miércoles la intervención por 180 días a la Autoridad Federal de Servicios de Comunicación Audiovisual (AFSCA) y a la Autoridad Federal de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (AFTIC).

"Con el fin de preservar los bienes del Estado", el juez Julián Ercolini ordenó el allanamiento para constatar si se encontraban personas ajenas al organismo e intimarlas a retirarse, dijo.

Sabbatella había asegurado que cumpliría las órdenes judiciales cuando declaró en la mañana a la prensa en las puertas de la AFCSA, a donde concurrió en un día semiferiado en vísperas de Navidad.

El extitular se resistió a dejar el cargo y presentó una medida cautelar amparándose en la Ley de Medios que le confiere mandato hasta 2017, al calificar de "un atropello" la medida del gobierno.