Sport Boys por fin pudo lograr su primera victoria en el torneo Clausura. Lo consigue esta noche ante The Strongest por 1-0 y gracias al oportunismo del atacante argentino Alejandro Quintana, que marcó el solitario gol del triunfo y en un partido muy luchado. El Toro alivia así sus penas, después de haber sumado tres empates y dos derrotas en un comienzo nada halagador.

Tucho Antelo dio en la tecla al darle otra vez la titularidad al zaguero argentino Ezequiel Michelli y al volante chaqueño Álvaro Quiroga, quien junto a Luciano Ursino fueron los líderes de una batalla, que tuvo un final feliz.

The Strongest, que estrenó entrenador (Mauricio Soria) buscó un buen resultado en base al orden y prolijidad de su fútbol. Lo intentó todo el tiempo, pero casi siempre se topó con una férrea marca en todos los sectores y con un arquero Alex Arancibia sólido en cada una de sus intervenciones.

La primera parte se caracterizó por un juego de mucho roce, producto quizá de la cancha dura, que no permitió a los dos equipos controlar bien la pelota sobre el piso. Sport Boys luchó sin parar. Su virtud fue no cederle espacio a su rival, que cuando pudo se adueñó de la pelota y generó situaciones que provocaron zozobra en el arco de Arancibia.

De las pocas que tuvo de cara al arco de Daniel Vaca, el Toro creó dos. La primera estuvo en los pies de Santos Navarro, que no supo definir y otra del grandote Alejandro Quintana, que titubeó, tras un centro de Luciano Ursino, al rematar y esto originó que la pelota se le vaya larga.

El representativo paceño tuvo lo suyo gracias a la movilidad de los colombianos Harold Reina y Jair Reinoso, que merodearon el área rival casi siempre con opción de anotar. La mejor fue la que se dio a los 22 minutos, cuando un remate de Reina fue oportunamente despejado por Alex Arancibia.

En el complemento fue un calco que la primera, aunque el ingrediente lo puso el dueño de casa con su loable actitud de no claudicar pese a que el Tigre arañó varias veces, aunque con poca fortuna, la zona defensiva de un equipo warneño, que hizo alarde de un buen estado físico.

Fue de esa manera que llegó el gol del grandote Quintana. A los 76 minutos, un tiro libre de Quiroga al corazón del área del Tigre permitió al delantero sacarle rédito a su estatura para poner la cabeza y ganarles a los defensores en el salto. Conquista esperada y el júbilo de los hinchas warneños se hizo sentir en el Samuel Vaca.

En ese momento se pudo ver una guerra táctica entre Antelo y Soria. El primero que optó por cerrarse en su zona para buscar el contragolpe y el segundo porque puso toda la carne al asador con tal de lograr al menos la paridad.

Un detalle del DT de Sport Boys fue sacar al delantero Óscar Díaz, que lo metió al inicio del segundo tiempo, para incorporar al volante brasileño Murilo Gomes. La idea fue achicar todos los espacios para detener la ofensiva de un rival que tampoco tuvo tregua en su objetivo, pero que al final debió rendirse ante un Toro que se llevó un gran premio como consecuencia a su gran actitud en el campo de juego.