Escucha esta nota aquí

El presidente de la Cámara de Senadores, José Alberto Gonzales, no aprendió a hablar aymara por falta de tiempo, pese a que la Ley General de Derechos y Políticas Lingüísticas, que entró en vigencia en 2012, dispone la obligatoriedad de una lengua nativa. 

"Yo personalmente no he tomado ninguna clase todavía, no tengo mucho tiempo, estoy con múltiples ocupaciones y la verdad que ser presidente del Senado toma mucho tiempo", señaló la autoridad en conferencia de prensa.

Explicó que antes de asistir a los cursos intensivos que creó el viceministerio de Descolonización y que cuenta con la participación de aproximadamente 300.000 funcionarios públicos de las diferentes carteras del Estado, necesita otro tipo de cursos. 

Señaló: "Voy a pasar unos cursos, antes de tomar los cursos de idioma nativo, voy a pasar unos cursos de esposo y de papá porque ya me estoy olvidando, y de abuelo además. Me estoy olvidando eso por falta de práctica. Voy a priorizar eso". 

El artículo 234 de la Constitución Política del Estado (CPE) señala que uno de los requisitos para permanecer y acceder a un puesto de trabajo en la administración pública es "hablar al menos dos idiomas oficiales del país".