A poco más de 24 horas para volverse a enfrentar oficialmente, tras 11 años, Destroyers ya tiene definidas las armas con las que encarará el tradicional clásico de antaño, mientras que Blooming intenta dejar en el pasado el traspié sufrido ante Guabirá y trabaja en corregir los errores mostrados el jueves, en el Tahuichi.

Ambos equipos tienen un punto en dos fechas del torneo Clausura y por eso están urgidos de comenzar a sumar de a tres. José Peña, técnico del equipo cuchuqui, decidió repetir el onceno que le robó un punto a Nacional Potosí, en la Villa Imperial el miércoles.

También puedes leer:

El DT jugará con Tavares en el ataque, apoyado por Vitor y Ulloa, que llegarán por los costados, alimentados por el habilidoso Saravia, que hará de enganche.

Luego del calentamiento, Peña tomó el mando del equipo, habló con sus titulares y comenzó una práctica de fútbol, a la que siguió de cerca y no dudó un segundo en parar cuando vio a alguno de sus elegidos relajado o impreciso. ‘Pepe’ no quiere distracciones, pues sabe que no pueden dar ventajas en el medio, donde nace el juego de Blooming.

El equipo está completo, pues Amarildo cumplió la suspensión que pesaba sobre él del torneo pasado y se convierte en una opción más para el técnico, que hoy volverá a poner en cancha al equipo para ajustar algunos detalles.

Aprenden de los errores

Buscando dejar de lado la derrota ante Guabirá, el jueves, el técnico de Blooming, Erwin Sánchez, dijo que es preferible que este tipo de traspié suceda al comienzo y no al final del torneo.

Sobre las críticas recibidas en las redes sociales, dijo no tener tiempo para verlas y que su teléfono es solo para llamadas. Agregó que su conciencia está tranquila porque todo lo que hace es en beneficio del club y no para él, ya que no necesita del club para vivir. Señaló saber dónde está y dónde pisa y que para nadie es desconocida la realidad que se vive día a día y a la que le pone el hombro apoyando a los jóvenes que buscan tener una oportunidad.

Te puede interesar:

Sobre el equipo en sí, dijo que se había cometido errores en todas las líneas y que iba a tratar de corregir las mismas en los días que le restaban antes del partido frente a Destroyers.

Pablo de Miranda, marcador central del equipo, indicó que la derrota sufrida les deja enseñanzas de las que esperan aprender para que no se repitan.