Mientras el árbitro Víctor Hugo Hurtado era sacado en una camilla y subido a la ambulancia, el jugador de Oriente Petrolero, Julio César Pérez, corrió desde donde estaba, logró treparse al motorizado para acompañar al juez. “Sentí la necesidad de ir a orar por él”, dijo el jugador a DIEZ poco después del partido.

La reacción de Pérez fue inmediata y llamó la atención de quienes estaban en el estadio Municipal de El Alto. Poco después de que acabó el partido, los jugadores se enteraron de la tragedia cuando agarraron sus teléfonos. “Fue duro, nos enteramos poco después a través de las redes sociales y de amigos que nos escribieron”, dijo afectado el jugador.

“Lo vi que estaba un poco mal, que casi no se movía mientras era atendido por los médicos”, agregó el jugador que tiene la camiseta 21 en la espalda. A partir del minuto 2 en que Hurtado se desvaneció el partido fue distinto y también terminó afectando a los jugadores. Pérez y el resto de sus compañeros lamentaron la situación.

Hurtado, de 34 años, falleció en el hospital El Norte, que está a cinco minutos del estadio de El Alto, tras sufrir un paro cardiorespiratorio. Era el árbitro que más partidos había dirigido en el Apertura 2019, junto a Alejandro Mancilla. En septiembre había cumplido con todos los exámenes médicos que exige Conmebol y FIFA, además de mostrar un buen rendimiento físico.