Hugo Dellien volverá este miércoes a competir. Lo hará desde las 5:20, hora de Bolivia, ante el italiano Riccardo Bonadio, de 25 años y número 377 en el ranking ATP. Esto en el marco de la segunda ronda del Challenger de Milan, torneo que se juega desde el 2006 sobre tierra batida y otorga 80 puntos al campeón.

El último ganador de este certamen fue el serbio Lasio Dere, en 2918. Entre las figuras participantes aparece el español Tommy Robredo, que levantó el trofeo en el 2012.

Dellien parte como el número 1 del torneo, por lo que debuta desde la segunda ronda. Este martes, Bonadio accedió a jugar contra el tenista boliviano gracias a su victoria sobre el croata Borna Gojo por 2-1 con set de 4-6, 6-0 y 6-2.

El Tigre de Moxos se medirá a un diestro de su misma estatura (1.80 metros) y que en esta jornada demostró contundencia en su juego.

“Me siento diez puntos”

Hugo está contento de volver a jugar con una mejor preparación. Confesó que quedó atrás el mal partido que hizo en el Challenger de Parma en la que cayó en su debut ante el italiano Andrea Vavassori.

“La semana pasada no fue buena en cuanto a resultado, pero de este partido saco cosas positivas porque volví a competir y me convencí que estoy mejor de la lesión de mi tobillo (se lesionó en Roland Garros cuando jugó ante el griego Tsitsipas). Me sentí lento y fuera de nivel y eso me jugó en contra porque al parecer jugué más pensando en no sentir ningún tipo de dolor que en el partido mismo”, sostuvo.

Pasada esa experiencia, Dellien dice sentirse contento y con muchos ánimos para volver a ganar partidos. “Estoy contento porque siento que estoy jugando bien. Después de Parma entrené duro y en doble turno para retomar el ritmo. Ahora mi cabeza está enfocada en el partido de este miércoles. Mi objetivo es hacer una buena campaña para asegurar mi presencia en el US Open (se juega del 26 de agosto al 8 de septiembre)”, dijo Hugo, quien necesita aproximadamente 30 puntos para asistir al torneo que se juega en Nueva York y si es finalista o campeón en Milán lo puede conseguir. “Me siento diez puntos y con ganas de volver a ganar. Después de Milán me voy a Winbledon”, puntualizó