Escucha esta nota aquí

El exsecretario general de la OEA y actual senador chileno, José Miguel Insulza deslizó esta mañana que Chile tiene que cruzar los dedos para que a la Corte Internacional de Justicia de La Haya no se le escape un fallo que beneficie a Bolivia, pese a que en los alegatos, su país demostró que no hubo reuniones ni negociaciones, que aunque admitió que también existieron, no generaron compromiso alguno para entregar mar con soberanía.

"Las resoluciones son solamente indicaciones de voluntad política, y nosotros hemos demostrado bien que no hay ninguna obligatoriedad en ninguno de los temas que planteó Bolivia. Muchas de las cosas que señalan existieron, muchas de las reuniones que ellos plantean también se hicieron, pero de ahí a pasar como compromisos ya no. Que el tema marítimo signifique comprometerse con ellos a negociar la salida al mar es demasiado, Chile demostró 100% su caso jurídico, crucemos los dedos para que nadie se ponga muy creativo, como se dice", aseveró.

Sin embargo, consideró que no hay espacios para "fallos creativos, francamente estoy convencido de que no hay espacio para eso, no veo de qué argumento boliviano se podría sacar la conclusión de que hay alguna obligación. Estoy contento, muy satisfecho, creo que se han hecho bien las cosas, la declaración del presidente ha complementado esa posición chilena que remarca que nosotros no tenemos una visión vergonzante en nuestra historia ni mucho menos, como algunos han tratado de demostrar, estamos orgullosos de ella, espero que sigamos defendiéndola con la misma dignidad con la que lo hemos hecho hasta ahora", manifestó.