Opinión

OPINIÓN

Leo, de sueños y estrategias

Guido Alejandro Arana Hace 6/30/2019 9:00:00 AM

Leo Rosas me ha hecho explotar de felicidad en una dimensión que hace tiempo nada ni nadie lo había logrado. Él y su historia. Él y la hazaña que está logrando en México, gracias a su talento y, sin duda, a su extraordinaria sencillez. No lo conozco personalmente. Estoy llegando a él por una casual voz al paso que me dio Tito Monasterio. “Estoy apoyando a un pelau buenísimo para el canto, que ya está en La Voz de México”, me dijo hace meses. Fanática de la música y seguidora de casi todas las versiones del único programa de telerrealidad que asisto, me puse a ver de oficio TvAzteca.

Ha sido como acompañar un mundial de fútbol, o la final de una Fórmula 1 o vibrar con el anuncio de los ganadores del Nobel. La diferencia es que esta vez, a diferencia de tantas otras, un boliviano ha logrado llegar a la primera línea. Quinientos aspirantes a La Voz en México se postularon vía internet, entre ellos Leo. De esos, 326 lograron ser aceptados para las audiciones a ciegas, entre ellos Leo. Cuatro entrenadores (los artistas Montaner, Belinda, Yahir y Lupillo Rivera) fueron seleccionando a sus participantes, sin verlos y solo escuchándolos, quedando en la competencia 204, entre ellos Leo. Él único boliviano en la competencia, entre decenas de otros diez países. No suele suceder. Lo dijo Montaner.

Leo eligió al equipo del cantautor mexicano Yahir. Sin duda, la mejor elección que pudo hacer, visto todo hasta hoy. Y desde el inicio de la disputa entre los 51 integrantes de este tipo, Leo solo acumuló victorias. Ganó por nockout a dos talentos mexicanos. Ganó la batalla contra otra muy buena participante mexicana. Ganó la silla 1 del top 3 de su equipo. Todo esto, por decisión de su entrenador y con el respaldo de más de un halago de los otros entrenadores. Y luego siguió ganando en las dos últimas etapas, antes de la final que es mañana, y ya no por el voto Yahir, sino del público: quedó primero de los dos semifinalistas de su equipo y, finalmente, como finalista de Yahir.

Todo ha sucedido en cuatro meses. Pero que Leo esté en la final, con gran probabilidad de ganar La Voz México este lunes, no es resultado del azar ni de la conspiración de los astros. Como el ya decía desde más joven a su abuela Charito (como lo cuenta EL DEBER), no es nomás abrir la boca y cantar. Hay que esforzarse mucho para alcanzar un sueño, la gran meta. Ayuda mucho el apoyo de la familia. Pero además de todo eso, es vital tener también una estrategia para lograrlo. Y en la llegada de Leo a este punto en México hubo de todo: ganas, talento, esfuerzo, sacrificios, familia y estrategia. Que lo diga Tito y todos los que creyeron en Leo, en Santa Cruz, y ahora Yahir y su equipo en México.

Vuelvo al júbilo que me ha provocado Leo para anotar una salvedad: en el repaso ligero de sus cortos veinte años, descubro una virtud maravillosa y ya poco común en los días de hoy, sea cual fuere el espacio compartido, y es el de la sencillez. Leo es la muestra cabal de que aun existen, y por cientos de miles, jóvenes de mente y cuerpo sanos, amables, nobles, talentosos, a los que no siempre les damos la importancia y la atención merecidas o, como decimos los periodistas, el titular principal de portada en nuestras vidas. Pueden ser pudorosos, como él, o arrojados como otros que conozco y admiro también. Pero son chicos y chicas de bien, en el sentido correcto de la palabra.

Hace poco, otro joven nos dio y nos sigue dando motivos para saltar de alegría: el tenista Hugo Dellien. Él también persigue su sueño. Él también se esfuerza en alcanzarlo. Y está lográndolo, prácticamente sin apoyo de quienes deberían estar velando por la formación y el desarrollo de las nuevas generaciones en Bolivia. Hay más, todos valiosos. Subrayo esto, sobre todo para quienes reclaman que se hable de unos y no de todos. Por favor, contemos estas historias cada vez que las descubramos, sumemos voces de alegría, que falta nos hace en este país. Por mi parte, ya me estoy preparando para ver mañana al vivo La Voz en mi aplicación TvAzteca Conecta y votar por Leo Rosas, la nueva voz iberoamericana, como bien le dijo Ricardo Montaner en uno de sus tantos halagos.

  1.