Esta tarde fueron retirados los restos mortales del galeno Gustavo Vidales, gastroenterólogo que falleció a causa de un tipo de Arenavirus, tras permanecer más de diez días en terapia intensiva del hospital Obrero de La Paz.

La ministra de Salud, Gabriela Montaño, quien confirmó que el deceso se produjo a las 8:15 de este miércoles, adelantó que el cuerpo sería sometido a protocolos específicos para evitar cualquier riesgo para los familiares y seres queridos que le van a dar el último adiós.

Personal de una funeraria local, utilizando indumentaria especial, llegó al nosocomio paceño para preparar el cadáver para el velorio, que tiene lugar en la zona de Miraflores de La Paz, según informó el Colegio Médico de La Paz, que también instaló una capilla ardiente en sus instalaciones.

Conferencia de prensa de Montaño sobre el caso:

La familia del profesional pidió a los medios de comunicación respetar su duelo y no ingresar al salón velatorio para captar imágenes o buscar entrevistas. Se prevé que su entierro sea mañana.

En horas de la tarde comenzaron a circular comunicados falsos de la cartera de Salud que hablaban de una cuarentena ante el fallecimiento, aspecto que fue rápidamente negado por las autoridades del área.

"No es humana ni ética está campaña de desinformación... Reitero nuestro respeto y solidaridad absoluta con la familia del doctor Gustavo Vidales" (sic), escribió Montaño en su cuenta en Twitter.

La causa de la muerte de Vidales fue una disfunción multiorgánica, ocasionada por la fiebre hemorrágica que produce el Arenavirus. Ahora todos los esfuerzos están destinados a salvar la vida del doctor Marco Ortiz.

El profesional fue quien acompañó el traslado de la interna, Ximena Cuellar, que perdió la vida el 4 de junio por haber atendido al paciente cero en Caranavi, municipio de los Yungas.

Conoce más sobre el tema: