Escucha esta nota aquí

Rusia adoptará próximamente medidas de represalia por la expulsión de Reino Unido de 23 diplomáticos rusos debido al envenenamiento del exespía Serguéi Skripal, señaló este jueves el Ministerio de Exteriores ruso, que condenó una vez más que Londres se niegue a entregar información sobre el caso.

"Esperamos adoptar en un futuro cercano medidas de represalia en respuesta a la adopción de una serie de medidas hostiles por parte del Reino Unido contra Rusia", dijo la portavoz del Ministerio, María Zajárova, en conferencia de prensa.

La diplomática volvió a hacer un llamamiento a Londres -como hace Moscú desde el inicio de la crisis- a "presentar todos los materiales existentes relativos al incidente que, según ellos, está vinculado al uso de armas químicas en territorio de Gran Bretaña".

Señaló que Londres se ha negado a proporcionar a Moscú información sobre el caso así como muestras de "la sustancia química hallada en la escena del crimen".
 
"Hemos remitido al Foreign Office a través de la Embajada rusa en Gran Bretaña varias notas diplomáticas con el fin de iniciar un diálogo activo con Londres, pero solo recibimos como respuesta notas formales sin sentido", afirmó.

"Gran Bretaña se niega a interactuar con la parte rusa en cumplimiento de sus compromisos como miembro de la Convención para la Prohibición de Armas Químicas", añadió  La portavoz también aclaró que Moscú no tiene ningún motivo para negarse a colaborar en la investigación del incidente.

"Podemos discutir largamente sobre a quién conviene toda esta historia. No hay ni un solo parámetro, ni un solo motivo, por el que a Rusia le convenga no colaborar", dijo. Y se preguntó "por qué no han ofrecido datos concretos ni a nosotros ni a nadie".

Zajárova calificó las medidas y declaraciones británicas de "espectáculo político-informativo" y atribuyó las acusaciones contra Rusia a "una colosal campaña" para solucionar los problemas internos de Londres.

El ministro británico de Exteriores británico, Boris Johnson, calificó hoy de "adecuada" la decisión de su país de expulsar a 23 diplomáticos rusos por el acto de "imprudencia y brutalidad" cometido contra el exespía.

"Un agente nervioso ha sido utilizado en un país europeo por primera vez desde la Segunda Guerra Mundial. Creemos que el Gobierno del Reino Unido ha respondido de manera firme, como el pueblo de este país esperaría que nosotros lo hiciéramos", afirmó.

Johnson también informó de que el Reino Unido entregará una muestra del agente nervioso a la Organización para la Prohibición de Armas Químicas para que haga su propio análisis.