Escucha esta nota aquí

San Matías decidió suspender el paro cívico y los bloqueos tras aceptar una propuesta enviada por el director ejecutivo de la Autoridad De Fiscalización y Control Social de Electricidad (AE), Richard Alcocer Garnica, en el que se asegura que a partir del 10 de diciembre habrá una rebaja en las tarifas de consumo de energía eléctrica.

Sisi Carreño, líder de las amas de casa e impulsora de la movilización, informó que aceptaron el compromiso del Gobierno pero continuará la toma de la planta Guaracachi hasta la fecha señalada para la rebaja de las tarifas.

"Si hasta el 10 de diciembre no se cumple el compromiso de rebajar a 0,75 centavos (por kilovatio) vamos a cerrar las válvulas que transportan gas al Brasil", dijo Carreño en declaraciones a EL DEBER.

La dirigente confirmó que todas las medidas se levantaron, incluyendo los bloqueos de carretera en la frontera con Brasil, pero la toma de la planta seguirá como una vigilia, incluso se procedió a hacer un acta notarial para que se verifique las condiciones en las que se tomó la planta.

"Se debe cumplir la palabra del vicepresidente (Álvaro García Linera), que prometió la rebaja de las tarifas", agregó.

Envían contingente

Antes de que se produzca la solución parcial al conflicto, el comandante departamental de la Policía, Sabino Guzmán, informó la tarde del viernes que un contingente de 150 efectivos fue trasladado a San Matías, con el propósito de despejar las carreteras y cuidar las válvulas de gas. 

Hasta las 19:00 horas de este viernes aún no había noticias de la llegada de los efectivos al lugar.