Escucha esta nota aquí

Por tercera jornada se mantiene el cierre de paso fronterizo entre Pocitos (Bolivia) y Salvador Mazza (Argentina). Ahora los bloqueadores exigen la construcción de un puente paralelo al actual para que se levante la medida de presión sobre el puente internacional.

“El bloqueo no se levanta. Hemos quedado bien claro incluso con el transporte que ahora se suma a la medida aceptando y apoyado nuestra demanda”, sostuvo Raúl Zigaran representante de los desocupados de Salvador Mazza.

Ayer por la tarde se decidió dar un “respiro” a la presión del transporte y se dejó libre el paso vehicular por el lapso de 30 minutos. Sin embargo, hoy la situación no varió pues las largas filas de camiones y flotas volvieron a congestionar la avenida Tarija, única vía que une Yacuiba con el puente.

Los sectores de desocupados iniciaron con la movilización las cero horas del martes en rechazo al traslado del paso fronterizo a un lugar distante a 50 km de Yacuiba. Mientras que el alcalde Ramiro Vallejos, que descartó el traslado, calificó el bloqueo como una acción política que busca proyectar candidaturas para las próximas elecciones.