Pese a las amenazas de medidas extremas de parte de productores de oleaginosas, el Gobierno aún no se decide por la liberación de la exportación de la producción de soya, temiendo de que los empresarios desabastezcan el mercado interno.

“Estamos trabajando con otros Ministerios, sobre esta liberación de las exportaciones de soya, que ha anunciado el presidente Evo Morales. Pero queremos asegurar los márgenes de seguridad de la producción interna. Ojalá que, con esta medida, puedan mejorar los precios de las industrias oleaginosas de los productores agrícolas y de esta forma cubrir los costos de producción”, dijo la mañana de este martes en La Paz, el ministro de Desarrollo Rural, César Cocarico.

El presidente interino de Anapo, Fidel Flores advirtió que el plazo de 72 horas dado al Gobierno para que atienda sus demandas se mantiene vigente. De no haber una respuesta satisfactoria, dijo que el jueves comenzarán los bloqueos de carreteras en zonas productivas (Chané, San Pedro, San Julián, El Puente, Cuatro Cañadas, Pailón, entre otros sectores).

En días pasados, las organizaciones del aparato productivo de Santa Cruz exigieron la liberación total de las exportaciones del grano de soya y así sortear las pérdidas de $us 280 millones atribuidas a los bajos precios, a escala global y en el mercado interno.

La semana pasada, el mandatario boliviano había anunció la implementación de medidas que agilicen la exportación de la soya sin perjudicar al mercado interno.

Te puede interesar: 

Agro cierra filas por libre exportación de soya y demanda pacto productivo

Evo se abre a exportación de grano de soya, pero sindañar al mercado interno