Escucha esta nota aquí

La designación de Mirlo Aurelio Rodríguez Ibáñez, hermano de Marco Rodríguez, exsecretario general de la Federación Boliviana de Fútbol (FBF) como delegado de Bolivia para asistir a los cursillos de capacitación que da la Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol) a los nuevos veedores de partidos internacionales, generó molestia entre los integrantes de la Asociación Nacional de Fútbol (ANF), quienes dicen que no fueron consultados en ningún momento.

La observación, que pretendía hacer ayer el presidente de la Asociación de Fútbol de Chuquisaca, causó el final del consejo superior de la ANF, cuyo presidente, Freddy Cortez, es acusado de decidirlo sin consultar.

Se conoció que Rodríguez Ibáñez, abogado de profesión, asistió a un curso de capacitación de Conmebol el 17 y 18 de enero en Luque, Paraguay, donde fue capacitado, aunque no había cumplido de la mejor manera el examen por lo que tendrá una oportunidad más para reforzar sus conocimientos. 

Leonardo Luna, secretario general de la Asociación de Fútbol de La Paz, dijo que Cortez lo propuso al consejo superior de la ANF y que al no tener respaldo, y con el plazo vencido para dar un nombre, fue Carlos Ribera, titular de la FBF, quien lo acreditó ante la Conmebol como representante de Bolivia.