Nació de dos deportistas: su padre era arquero y su madre practicaba pruebas de fondo. Hoy se ha convertido en la jugadora más joven de la selección boliviana de fútbol que dirige Napoleón Cardozo. Se trata de Cielo Veizaga que con 18 años ya sabe qué es representar al país en un combinado absoluto de fútbol.

A Cielo la convocaron después de verla en los Juegos Plurinacionales. Nació en el trópico cochabambino, y apunta a consolidarse como una de las mejores de la Verde. "Nosotras estamos tratando de despatriarcalizar el fútbol en el Trópico", remarca la delantera que tiene claro sus objetivos en el deporte más popular del país.

Su nombre ya quedó en la historia, pues forma parte del primer ciclo extenso que ha cumplido el combinado femenino jugando dos partidos amistosos FIFA y otros dos por disputarse. Los dos primeros fueron contra Puerto Rico (ambos terminaron con victoria para la Verde) y los otros dos serán frente a Perú. El miércoles (16:30 hb) y el sábado (11:30 hb).

Dejó la ‘Promo’ de lado por el fútbol

La cochabambina no le importó dejar de lado sus estudios por acudir al llamado del seleccionador nacional, Napoleón Cardozo. "A nosotras no nos importa los sacrificios que hagamos o los perjuicios que tengamos porque nos gusta esto (...)", afirmó. Veizaga cursa el sexto de secundaria, pero la jugadora decidió pedir permiso al establecimiento para unirse a las seleccionadas desde el 3 de junio pasado en Santa Cruz.