Carlos Ragone, secretario general del municipio de Robré, informó este viernes que los fuertes vientos que se han registrado están dificultando la tarea que realizan los helicópteros que envió el Gobierno para apagar los incendios forestales en la zona.

“No se han logrado apagar completamente los incendios, lamentablemente los helicópteros han tenido cierta dificultad por el hecho del viento, que son muy cambiantes y los focos de calor son bastantes dispersos”, aseguró Ragone.

Agregó que esta jornada fue una de las más intensas que ha soportado Roboré, debido a que los vientos están reavivando llamas que ya habían sido controladas. Dijo que en un momento el fuego estuvo a punto de ingresar al área urbana de Aguas Calientes.

“Por surte teníamos gente en Aguas Caliente que pudieron oportunamente defender al pueblo, pero en algunos momentos la carretera del corredor Bioceánico estuvo intransitable por la humareda intenso”, acotó.

El helicóptero realiza descargas de agua con el sistema Bambi Bucket en Chochís. Foto Defensa Civil 

Los helicópteros continuarán trabajando

El viceministro de Defensa Civil, Óscar Cabrera, aseguró que pese a la inestabilidad de los vientos los helicópteros han realizado 41 descargas y consiguieron sofocar el foco registrado en Chochís. Garantizó la continuidad de los helicópteros en la zona.

“Hoy entre los dos helicópteros realizaron 41 descargas, es un total de 20.000 litros de agua que han descargado sobre dos lugares, un helicóptero operó sobre el Tucabaca y el otro en Chochís. El incendio en Chochís ya fue sofocado, pero aún resta Aguas Calientes, Santiagoma y Naranjo, los helicópteros seguirán operando mañana”, aseguró Coca.

Roboré es uno de los cuatro municipios cruceños que se han declarado en desastre a consecuencia del incendio forestal. Esta mañana, la gobernación de Santa Cruz declaró la emergencia departamental.

 

Te puede interesar: 

Declaran emergencia departamental en Santa Cruz por incendios

Más de 372.000 hectáreas han sido afectadas por incendios en Santa Cruz

Roboré suma un helicóptero para combatir los incendios forestales