Trinidad Pampa es una pequeña población próxima a Coroico, en el departamento de La Paz, donde ayer se produjo la muerte de un campesino cocalero y dejó heridas a otras dos personas. La acción provocó la reacción de los mismos comunarios que quemaron las casas de los atacantes; mientras que la dirigencia de Adepcoca declaró alerta por estos hechos. Miguel Coico es la persona que falleció. Su pariente, Celestino Coico, relató que una de las heridas es su hija T.C y el otro herido es hermano del muerto.

Estos enfrentamientos empezaron el miércoles cuando se descubrió una poza de maceración de cocaína en las proximidades de Trinidad Pampa, los campesinos denunciaron a Umopar y los policías ingresaron a reprimir a la población y se produjo el enfrentamiento; al final la policía decidió abandonar el lugar y se logró una transitoria paz.

“Ayer estábamos reunidos en la sede sindical y no sé a qué vinieron los tres muchachos, cuando fueron sorprendidos por este señor, Rafael Lluta y dos de sus hijos quienes atacaron a mis familiares. La gente ha reaccionado y fue a quemar su casa, estoy pidiendo que se pacifique, espero que se calmen”, aseveró.

El comandante departamental de la Policía de La Paz, coronel José Pizarro, dijo que no tiene un reporte preliminar porque los efectivos están desplazándose a esa zona y adelantó que un centenar de efectivos ingresa al lugar

El bloqueo

Mientras los cocaleros de Yungas preparan el bloqueo de caminos por todos esos hechos que se produjeron y por la última intervención a Adepcoca. Paralelamente, los diputados Rafael Quispe y Wilson Santamaría, de UD, presentarán un pliego interpelatorio contra el ministro de Gobierno, Carlos Romero. “No queremos mencionar el día ni el lugar porque sabemos que el Gobierno va a mandar a intervenir rápidamente, por eso vamos a hacer conocer oportunamente nuestra medida porque ya estamos cansados de pedir diálogo al Gobierno y no ser escuchados”, informó Erlin Pary, dirigente de Coripata, una de las zonas productoras de coca.

Su compañero Miguel Gómez, de la regional Chulumani, explicó que la medida de presión ya tiene un pliego de nueve puntos, el mismo que fue aprobado en marzo de este año y luego ratificado en la asamblea del 19 de junio en las oficinas de la Asociación Departamental de Productores de Coca (Adepcoca). Por su parte, el diputado opositor Rafael Quispe adelantó que junto con su compañero preparan el pliego interpelatorio contra el ministro de Gobierno, Carlos Romero, aunque esta convocatoria es para conocer especí- ficamente lo que pasó en la toma de Adepcoca el 21 de junio, y no tanto por las demandas de los cocaleros.

“Sabemos que el (ministro) saldrá aplaudido, ahora no nos interesa que lo censuren, este tema es legal porque Adepcoca es una instancia privada y ellos allanaron una propiedad privada y tienen que atenerse a las consecuencias. Cuando Evo Morales ya no sea gobierno, vamos a poder enjuiciar por este caso a todos los que participaron de ese asalto”, refirió Quispe.

Tercer intento

Los dirigentes yungueños aseguraron que el Gobierno ensaya el tercer intento de control de Adepcoca y utilizó todos los recursos para dividir a los cocaleros de Yungas. Primero, afirmaron por separado, fue la toma de la entidad a través de la Policía y que costó varios heridos, en marzo del pasado año. Luego inventaron un muerto para descabezar a Adepcoca y apresar al dirigente Franclin Gutiérrez, el 27 de agosto de 2018; este sería el tercer intento, con la supuesta convocatoria a elecciones. El jueves, los dos grupos de Adepcoca, el primero, conformado por afines al Gobierno, y el segundo, con cocaleros opositores, realizaron asambleas paralelas y determinaron desconocerse mutuamente. Hubo un llamado a elecciones.

Tags