Escucha esta nota aquí

El grupo terrorista Estado Islámico (EI) es el autor de la masacre de París que dejó un saldo provisional de 129 personas muertas y 352 heridas, 99 de las cuales se encuentran en estado crítico. La organización reivindicó el ataque sincronizado ayer a través de un comunicado que fue confirmado por el presidente François Hollande, que declaró el ataque como un “acto de guerra”.

En este sentido, el Gobierno francés advirtió que el país galo “está en guerra” y que ha puesto en marcha un mega operativo militar para barrer del mapa al EI. Francia recibió el respaldo de las potencias occidentales.

Hollande calificó de "acto de guerra" el ataque, "cometido por Daesh (acrónimo árabe del EI), organizado desde el exterior y con complicidades internas que establecerá la investigación".
El presidente decretó tres días de duelo nacional en Francia, además del estado de emergencia, restableció estrictos controles en las fronteras y desplegó fuerzas de seguridad adicionales en la capital, incluyendo 1.500 militares.

Los atentados fueron casi simultáneos, protagonizados por ocho yihadistas que actuaron como "máquinas de matar", en palabras de un testigo presencial. Siete de los autores hicieron estallar sus cargas, pero antes abrieron fuego al azar contra transeúntes, gente sentada en un café, espectadores de un concierto de rock o asistentes de un partido de fútbol.

En un comunicado difundido en internet, el Estado Islámico reivindicó el ataque perpetrado por "ocho hermanos con cinturones explosivos y rifles de asalto contra lugares cuidadosamente escogidos en el corazón de París".

"Que Francia y aquellos que siguen su rumbo sepan que serán los blancos principales del Estado Islámico", advirtió la organización yihadista, que cuenta entre sus filas a miles de extranjeros, incluyendo varios cientos de franceses.

La respuesta francesa fue inmediata.
"Quiero decir a los franceses que estamos en guerra (...), sí estamos en guerra" y "vamos a actuar y a golpear a ese enemigo" yihadista "para destruirlo" en Francia, Europa, en Siria e Irak, dijo el primer ministro francés Manuel Valls 24 horas después de los hechos, agregando que la respuesta francesa será "del mismo nivel que el ataque".

Miembro de la coalición internacional contra el Estado Islámico, Francia bombardea blancos en Irak desde hace más de un año y en Siria desde septiembre. La pista siria parecía confirmarse con el descubrimiento de un pasaporte de ese país cerca de uno de los cuerpos de los atacantes, según fuentes policiales.

Un francés miembro del comando que sembró la muerte en la sala de conciertos Le Bataclan también fue identificado tras descubrirse su cadáver. Era conocido por los servicios de inteligencia