Escucha esta nota aquí

Desde su fundación, la facultad de Derecho de la Uagrm ha soportado verdaderos golpes, como las inauditas intervenciones de dictaduras de Hugo Banzer y Luis García Meza (1971-1980) o el ninguneo de los gobiernos centralistas y ultraconservadores. Se mantuvo enhiesta gracias a su granítica estructura orgánica y funcional. A partir de 1938, bajo la dirección de su primer decano, Celso Castedo Barba, surgieron los cambios que enhebraron su sobrevivencia y autonomía de gestión. Fueron años de fragorosa lucha y resistencia, hasta conquistar su plena autodeterminación que goza actualmente con la diversificación de facultades e institutos de investigación que le han dado un cariz moderno y progresista. Gracias a ello, nuestra Alma Máter compite palmo a palmo con sus homólogos de indiscutible prestigio internacional, advierte el ensayista y médico psiquiatra Mario Gabriel Hollweg, en su libro: Historia de la Facultad de Derecho de la Universidad Gabriel René Moreno.

Jurisconsultos e investigadores de la talla de Humberto Vásquez Machicado, Manuel María Caballero, Antonio Paniagua e Ignacio Terán, dejaron testimonio sobre la gravitación de la facultad de leyes en la vida nacional, cuando afirman: “Los doctos de Charcas y de la UMSA paceña, han girado alrededor del pensamiento filosófico de Santa Cruz. Su chispa creadora se ha erigido en una atalaya desde donde se ilumina el saber universal en torno a las Ciencias de Justiniano”.

A partir del 9 de septiembre de 1911, por ley nacional, se sustituyó el nombre de Santo Tomás de Aquino por el de Gabriel René Moreno, insigne hijo de Santa Cruz, erudito y bibliógrafo, cuyo legado traspuso fronteras.

El instituto de investigación de la facultad llena una sentida necesidad académica, pues ahí se han incentivado formidables programas en la Expo-Ciencia, incorporados en el plan operativo anual. Junto a la Escuela de Práctica Jurídica y Gestión Pública del Ilustre Colegio de Abogados, hemos convertido la Facultad de Derecho en un crisol de líderes y especialistas en temas constitucionales, auténticos consejeros y operadores del derecho adjetivo y sustantivo. La unidad de postgrado ha ingresado en una dinámica de ofrecer maestrías, diplomados, especializaciones y doctorados. Ha diversificado sus actividades con la creación de la oficina de interculturalidad de los pueblos originarios, partiendo de consideraciones multiétnicas y comparativas. No menos importante ha sido la creación del instituto Mónica Von Borries Orías, que desde 2014 promueve la participación de docentes y estudiantes en investigación forense. “Hemos sembrado el futuro”, afirma el actual decano de la Carrera de Derecho, abogado laboralista Manfredo Menacho Aguilar.