La presidenta de la Aduana Nacional de Bolivia (ANB), Marlene Ardaya, confirmó que Gabriela Zapata Montaño, en calidad de representante legal de la empresa ITC (Informática, Tecnología y Comunicaciones), ofreció a su institución en abril de 2011 dos productos informáticos que, tras posterior prueba piloto, fueron rechazados.

La respuesta de Ardaya se da luego de que este lunes el periodista Carlos Valverde revelara que Zapata, expareja del presidente Evo Morales, estaba ligada al gobierno antes de ser gerenta comercial de la empresa china CAMC (2013), prueba de ello presentó diversas cartas donde Zapata figura como representante de empresas que tenían contacto con ejecutivos de la Aduana, de la Corporación Minera de Bolivia (Comibol) y del Banco Unión.

No obstante, Ardaya señaló que "nunca" tuvo alguna reunión con Zapata, pero confirmó que ella, en calidad de representante legal de ITC, envió ofertas para la venta de un Sistema informático de Gestión de Operaciones Aduaneras (SIF) y una plataforma inteligente de detección de fraude en hidrocarburos (SAS).

"No, definidamente no, así me hubiera reunido, le comento que la Presidenta nunca se reúne sola, se reúne con el equipo técnico", respondió la presidenta de la Aduana ante la consulta de si en algún momento se reunió con Zapata.

Asimismo, señaló que ninguna autoridad del Órgano Ejecutivo le llamó para que atienda a Gabriela Zapata. Según su versión, la empresa ITC vino a ofertar a la Aduana sus programas para que sean considerados. No obstante, tras una evaluación y prueba piloto de los software se desestimó su adquisición porque tenían un costo "alto" y no contaban con la versatilidad ni reutilización informática requeridas por la Aduana.

"Hemos visto que el costo era demasiado alto, por un lado, y no se adecuaba a nuestra realidad nacional, es decir de qué nos sirve comprar un sistema parecido al (programa informático) Sidunea, si no lo vamos a poder modificar e incorporar otras variables para hacer mejor nuestro trabajo", manifestó Ardaya.