Escucha esta nota aquí

María José Vargas se fue a África a vivir una aventura de lujo durante dos semanas. La raquetbolista estuvo en Johannesburgo (Sudáfrica), también disfrutó de un safari en el parque nacional Serengueti y visitó Zanzíbar (Tanzania).

Su esposo, Pablo Guardia, fue su compañero en el divertido paseo, donde estuvieron frente a leones, jirafas, elefantes e hipopótamos. "Fue muy bello ver a estos animales libres", dijo la deportista.

Hace apenas medio año que María José se convirtió en madre de la pequeña María Victoria, por lo que tuvo que extraer y refrigerar leche durante todo su viaje. "No quise botar ni una gota, así que la leche viajó por todo África", confesó entre risas.