“Me sentí más futbolista en Bolivia”, confesó el ex mediocampista español de Wilstermann, Gerardo García Berodia (2013-2014), al programa “El Chiringuito TV” donde rememoró su pasado como promesa en la cantera del Real Madrid y su mejor momento que vivió en el fútbol nacional. El ibérico actualmente se desempeña como agente de jugador.

 

“Me fue muy bien, mucho mejor de lo que esperaba, ya que Cochabamba era una ciudad complicada, más de 2.800 metros (altura), me salió un debut muy bueno, hice una temporada muy buena, renové rápido, mejoré las condiciones, tuve las condiciones, estaba cómodo”, agregó el ibérico que se despidió del fútbol en el Unión Adarve.

Berodia llegó como refuerzo donde anotó 23 goles y abrió el camino para la llegada de más jugadores de su país en otros equipos del fútbol boliviano. Llegó procedente del Lugo de la segunda división del fútbol español.

“Me regalaron un coche, había directivos en el club que tenían empresas de moda, aparecía en revistas, era increíble al final, todo futbolista tiene un ego como futbolista, por naturaleza, y yo con 32 años no había vivido una situación así, de repente no podía caminar en la calle, comer en el restaurant (…) fue bonito como experiencia”, rememoró.

 

El programa recapituló su historia como futbolista desde su proyección como promesa en la cantera del Real Madrid que se frustró por un tumor en el tobillo a los 15 años. Berodia tuvo que rescindir con Wilstermann por un accidente de su hijo y la recuperación se tuvo que hacer en su país.

En España, el jugador tuvo que trabajar como taxista para cumplir la manutención de hogar puesto que el sueldo de futbolista no abarcaba. Actualmente Berodia se desempeña como agente de jugador y vio algunas potencialidades en el fútbol nacional, como el caso del delantero de San José, Rodrigo Ramallo.