Escucha esta nota aquí

Argentina anunció la participación de las Fuerzas Armadas en la vigilancia de fronteras al otorgarles tareas de seguridad interior, algo que les estaba vedado en un país sensible al rol militar desde la represión en la última dictadura (1976-1983).

 

Al anunciar las reformas por decreto, el presidente argentino Mauricio Macri reafirmó que la misión principal de las Fuerzas Armadas es "proteger la soberanía nacional y la integridad del territorio".

 

Pero "también es importante que puedan colaborar con la seguridad interior principalmente brindando apoyo logístico en las zonas de fronteras como así también interviniendo frente a la protección de elementos de carácter estratégico", dijo.

 

El alcance de la participación militar en la seguridad interior será clarificado hoy, cuando se publiquen los decretos que modifican el decreto 727/2006 reglamentario de la Ley de Defensa Nacional, firmado por el ex presidente Néstor Kirchner. Ese decreto sólo permitía a las Fuerzas Armadas intervenir en caso de agresiones externas de parte de otros Estados.

 

El contraste entre aquel decreto de Néstor Kirchner y el presente, de Mauricio Macri, generó controversias en la opinión pública de Argentina, con críticas sobre todo desde organismos de derechos humanos.

 

La reforma presentada este lunes incluye cambios en los adiestramientos, reubicación territorial de fuerzas y reequipamiento, entre otros puntos.

 

Macri admitió que la reforma "será difícil", en una sociedad donde siguen abiertas las heridas que dejó la represión del Estado.   "Es tarea de toda la sociedad comprender y aceptar que todos los hombres y mujeres de las Fuerzas Armadas del siglo XXI son hombres y mujeres de la democracia", aseguró el presidente de centroderecha.

 

Argentina aún juzga a militares que cometieron violaciones a los derechos humanos durante la última dictadura, que dejó 30.000 desaparecidos según organismos humanitarios. Cientos de ellos ya fueron condenados.   

Tags