ALICIA BRESS P. 

Después de 11 años y 21 películas en el Universo Cinematográfico de Marvel, Vengadores: Endgame es la culminación de todo lo anterior. Pero también sirve como clímax para la historia que comenzó con Capitán América: El soldado de invierno, cuando los directores Joseph (Joe) y Anthony Russo debutaron con su primera oportunidad en un proyecto de alto presupuesto, y ahora son los encargados de poner el broche de oro a una aventura que inició hace más de una década.

Los Vengadores: Endgame ha sido el éxito que se esperaba. Es la primera película de la historia en abrir con más de $us 1.000 millones en taquilla y también la primera en conseguir más de 300 millones en la taquilla doméstica.

No obstante, a pesar de su éxito y de haber convertido en los directores más apreciados del UCM a los hermanos Anthony y Joe, ellos no planean volver en un largo plazo al cine de los superhéroes.

“Es nuestro fin de juego. Al menos por ahora. De momento, no tenemos intención de hacer más películas de Marvel. Puede que ocurra en el futuro en algún momento. Tenemos una gran relación laboral con Marvel Studios y una pasión por lo que están haciendo. Nos encanta esta compañía. Es como una familia para nosotros, pero hemos hecho cuatro películas en seis años y medio, por lo que vamos a tomarnos unas pequeñas vacaciones”, afirmó Joe.

De menos a más

Por la década de los 90, los hermanos Russo abandonaron el dúplex donde vivían con sus padres para cursar estudios de posgrado en la Case Western University. Joe se matriculó en actuación, mientras que Anthony en el mundo de las leyes.

“Estaba empezando a sospechar que no quería ser actor y Anthony estaba considerando que no quería ser abogado”, recordó Russo. Pero se graduaron y comenzaron a escribir, producir y a dirigir su primer largometraje, Pieces, que costó unos $us 7.000. Usaron préstamos estudiantiles y tarjetas de crédito para financiar el debut en 1997. Lejos estaban de pensar que ese sería el puntapié para una exitosa carrera en conjunto.

Steven Soderbergh, después de ver este proyecto en el Festival Alternativo Slamdance, se acercó al dúo y le ofreció producir su próxima película junto con su socio de producción, George Clooney. Este proyecto fue la comedia Bienvenidos a Collinwood, estrenada en 2002 y protagonizada por William H. Macy, Sam Rockwell y George Clooney.

“Era una parodia de género no lineal, con una estructura muy desenfrenada. Solo a un tipo como Soderbergh le gustaría una película así”, explicó Anthony. Soderbergh actuó como una especie de mentor y siguieron el ejemplo de su carrera.

Se mudaron a Hollywood poco después, pero el establecimiento de su nicho en la industria tomó varios años. “Fuimos una historia de éxito durante una noche de 20 años”, bromeó.

Luego, el ejecutivo de FX Kevin Reilly contrató a los Russo para dirigir el piloto de la serie Lucky. Ron Howard se volvió un fanático del piloto y esto ayudó a contratar a los hermanos para dirigir la serie de comedia en el episodio del piloto de Arrested Development, trabajo que les valió ganarse un premio Emmy.

En 2006, los Russo volvieron al cine dirigiendo la comedia You, Me and Dupree, con Owen Wilson. La película recaudó cerca de $us 130 millones en todo el mundo. Para la temporada televisiva 2007-2008, los Russo se unieron al equipo de la serie de ABC Carpoolers como productores ejecutivos y directores, labores que repitieron en las primeras temporadas de Community, de NBC, y en la serie de ABC, Happy Endings.

En 2013, los hermanos fueron contratados por Marvel Studios para realizar Capitán América: El soldado del invierno. El estudio quedó tan impresionado con el resultado que decidió darles a realizar las siguientes secuelas de las franquicias del Capitán América y de Los Vengadores.

En mayo de 2014 se anunció que escribirían conjuntamente y dirigirían The Gray Man. Asimismo, los hermanos anunciaron que estaban financiando una compañía de producción conjunta de Los Ángeles y Beijing llamada Anthem & Song, para producir la película del superhéroe chino The Hero’s Awakening.

Reservados

De sus vidas privadas no se conoce mucho. Son muy pocas las fotografías que los muestran con sus familias. Como son hermanos y trabajan juntos, habría resultado extraño si no hubiesen hecho del estreno de Avengers: Endgame un asunto familiar.

Debido a que son personas que generalmente solo hablan de su trabajo en sus cuentas de redes sociales, no hay mucha información. Solo se sabe que ambos están casados. Anthony tiene dos hijos con Ann, su esposa. Por su lado Joe, tiene tres hijas, Ava, Leah y Sophia. En la premiere estuvieron acompañados por sus familias, incluyendo sus padres, Patricia y Basil Russo, y la hermana menor de los afamados directores, Angela Russo-Otstot.

Joe y Anthony nacieron y crecieron en Cleveland, Ohio (Estados Unidos), donde asistieron a la Benedictine High School.

Anthony J., el mayor de los Russo, nació el 3 de febrero de 1970 en Cleveland, Ohio; creció junto a sus padres y sus hermanos Joe y Angela. Estudió junto con Joe en la Universidad Case Western Reserve, donde comenzó a escribir su notable historia.

Joseph Vincent vino al mundo el 8 de julio de 1971. Es director de cine y televisión, productor, guionista, actor y editor ocasional. Fue conocido por su trabajo en comedias de televisión antes de dirigir varias películas de Marvel Cinematic Universe, incluyendo Captain America: The winter soldier; Captain America: Civil War; y Avengers: Infinity War. Antes de la fama obtuvo su título universitario en Inglés y Escritura en la Universidad de Iowa.

El padre, Basil Russo, es un abogado y exjuez estadounidense, político del Partido Demócrata. Fue líder mayoritario del Consejo de la Ciudad de Cleveland durante el tiempo en que la ciudad entró en mora. Corrió sin éxito en las elecciones municipales de Cleveland en 1979.

La menor de los Russo, Angela, también es actriz. Ha trabajado con sus hermanos en varias ocasiones, actuando en Welcome to Collinwood, dos episodios de Arrested Development y en Captain America: The winter soldier. Anteriormente ya trabajó como escritora y productora en V, de la ABC, y en el programa como Trust Me y The Shield.

Los Russo también han incluido a otros miembros de la familia en sus películas. Ava, hija de Joe, es actriz y hace un pequeño papel secundario en los remolques de Endgame, como la hija de Hawkeye (Clint Barton), en la última película de la saga de Avengers. Su hermana, Sophia, interpretó a Teenager Girl en Civil War; mientras que la esposa de Anthony, Anne, que también está en el mundo de la actuación, tuvo papeles en las cintas Winter Soldier y Civil War.

El futuro de los Russo

Respecto al futuro que les depara fuera de Marvel, los directores han mostrado entusiasmo por comenzar a trabajar en nuevos proyectos. “Vamos a cambiar el rumbo. Dirigiremos una película mucho más pequeña durante este verano, con Tom Holland, llamada Cherry, la cual está basada ligeramente en una historia real sobre un veterano de guerra en Irak, que sufre de trastorno de estrés postraumático (TEPT), se vuelve un adicto a la heroína y eso lo termina convirtiendo en un ladrón de bancos solo para sustentar su adicción”, coinciden.

Los hermanos Russo todavía tienen un largo camino que recorrer para seguir contando historias, aunque no se centren en ningún personaje de cómic. Basta con recordar sus trabajos previos. Además, este año estarán como productores del drama policíaco 21 bridges, junto con Chadwick Boseman.

El restaurante de Joe

Los hermanos Russo tienen casi un año y medio de diferencia en edad y hacen todo juntos, pero Simone, un restaurante que se abrió al público a mediados de septiembre del año pasado, es el primer proyecto en solitario de Joe. Durante mucho tiempo, quien siempre buscaba comida y cócteles fuera de lo común, se enamoró de la idea de ser dueño de su propio restaurante.

“Todos trataron de disuadirme”, dijo sobre sus amigos de la industria, muchos de los cuales, Scarlett Johansson, Don Cheadle, Chris Evans y Marisa Tomei, por nombrar algunos, estuvieron en la noche de la inauguración para celebrar con él en Simone. El nombre de su restaurante es un homenaje a una de sus cantantes favoritas, Nina Simone.

La historia de amor del afamado director con la comida comenzó en un dúplex de Cleveland, donde él y Anthony crecieron rodeados por su familia extendida italiano-estadounidense. Su ‘nonna’ (abuela) vivía en la planta baja del mismo edificio y los domingos todo el clan Russo se reunía en su cocina, solo para saborear albóndigas.

Fin del juego. Arriba: Los direc - tores con los principales actores de Endgame en la conferencia de prensa.
En un evento para promocionar la cinta
Simone. Joe acompañado de varios actores durante la inauguración de su restaurante

Tags