“He trabajado insistentemente, he sido director jurídico del Comando General de la Policía y catedrático por 18 años. He sido oficial intachable, he sido abogado del presidente Evo Morales, del ministro, he sido abogado del presidente Rodríguez Veltzé. Me arrepiento de condecorar a un delincuente, por eso estoy siendo destituido con ignominia”, se lee en parte de la declaración que el excoronel Gonzalo Medina dio la noche del 24 de abril por la noche en la audiencia de casi 8 horas, en la que la jueza cautelar Ana Gloria Rojas determinó su detención preventiva.

En aquella ocasión la Fiscalía lo acusó de la comisión de delitos relacionados con sustancias controladas, asociación delictuosa y confabulación, al igual que al capitán Fernando Moreira, que trabajaba con Medina en la Felcc Santa Cruz.

EL DEBER accedió al acta de la audiencia cautelar. Así se conoció la versión de Medina después de que fuera relacionado con actividades vinculadas con el narcotráfico y lo que más escandalizó a la ciudadanía: que haya condecorado en un acto público a un 'pez gordo' del tráfico internacional de drogas.

La foto que muestra a Medina posando junto a Pedro Montenegro, requerido por Brasil por delitos relacionados con el narcotráfico, es solo una de las imágenes que han puesto en jaque a la Policía y han mostrado los alcances de este narco con funcionarios públicos. Al respecto Medina sostiene: "Me dicen que cometí un delito, yo le voy a decir cuáles son las responsabilidades de la Felcc y quién es el responsable de no haber detenido a este señor Montenegro, a este señor que lo condecoré. Reprochable sí. Por eso he sido dado de baja con ignominia por el ministro de Gobierno, porque condecoré a un delincuente y lo asumo, pero no delictivo porque si yo hubiera sabido que ese delincuente estaba buscado y tenía su mandamiento de aprehensión, para mí era un logro más aprehenderlo y entregarlo a Interpol".

Todo comenzó, al menos para el ojo público, el sábado 13 de abril. Ese día el diario cochabambino Los Tiempos publicó una nota -a raíz de una filtración- en la que relacionaba el relevo del general Rómulo Delgado del comando de la Policía con una investigación al coronel Medina sobre un viaje a Panamá para la, supuesta, concreción de una entrega de droga.

Los dos documentos de Inteligencia y un audio de la conversación entre Delgado y el coronel Maximiliano Dávila (jefe de la Felcn) llevaron a que el ministro de Gobierno, Carlos Romero, convoque ese mismo sábado por la noche una apresurada conferencia de prensa en la ciudad de Santa Cruz. Aquel entonces, el ministro dijo que dio una orden para dar con la persona que filtró el audio por haber anticipado una investigación que ya estaba en curso.

Ese solo fue el comienzo de lo que se conoce hasta ahora como la mayor crisis de la institución policial en los últimos años, incluso el tono duro inicial del ministro tuvo que cambiar y el viernes pasado terminó diciendo que, si la "Policía no asume un cambio de mentalidad, estamos perdidos".

La declaración que Medina dio el 24 abril revela el grado en el que el narcotráfico se ha incrustado en la Policía. “Usted me dirá ¿por qué lo condecoré (a Montenegro)? ¿por qué construyeron un frontón para la Policía a instancias del Comando Departamental? Un frontón donde va a jugar el actual comandante, van a jugar todos los comandantes y se hizo una pequeña recepción, ahí lo conocí a Pedro Montenegro”.

Montenegro era buscando desde 2015 por Brasil, Interpol había emitido una orden de captura internacional; sin embargo, fue condecorado por Medina el 1 de mayo de 2018. Las investigaciones encontraron, según informó Romero el 29 de abril, que los datos de este sujeto habían sido borrados del sistema de Interpol Santa Cruz.

Hasta el momento, y entre los más destacados, tres jefes policiales han sido dados de baja de la institución verde olivo y privados de libertad: Gonzalo Medina, exdirector de la Felcc Santa Cruz; Fernando Moreira, exjefe de la División de Propiedad de la Felcc Santa Cruz; y Kurt Brun, exjefe del aeropuerto de Chimoré.

Sobre las declaraciones de Medina no ha hecho todavía ninguna declaración el ministro Romero ni el Ministerio de Comunicación.