Wilstermann no pudo con Tolima (0-2) de local y se despidió de la Copa Libertadores por la puerta trasera, al igual que los otros tres representantes nacionales, que intervinieron en esta edición. Se fueron por el mismo camino Bolívar, The Strongest y San José. Bolivia se quedó sin representante en la Copa de 2019.

En este último partido por la fecha 6 del grupo G, los goles para los colombianos fueron anotados por Marco Pérez (18’) y Alex Castro (62’).

El equipo aviador cerró la pobre campaña de los bolivianos jugando en el Félix Capriles. Fue incapaz de ganar a Deportes Tolima, de Colombia, un equipo sin grandes figuras, pero con mucha fuerza y ganas de hacer bien las cosas.

Con el triunfo, los cafeteros lograron meterse a la Sudamericana (por reglamento, el tercero de la Libertadores pasa a la Sudamericana) y embolsar los 350.000 dólares de premio, que otorga la Conmebol, un bálsamo para las arcas de cualquier club. Los aviadores se quedaron fuera y con las manos vacías. En esta serie pasaron a la segunda ronda de la Libertadores Boca Juniors y Atlético Paranaense.

Bolívar y The Stronges, los primeros en irse

La mala campaña de los clubes bolivianos la inició Bolívar. El equipo de Tembladerani no pudo con Defensor Sporting en la fase previa, que daba el boleto para ingresar a zona de grupos. En el partido de ida jugado en el Hernando Siles el encuentro terminó 2-2, mientras que en el cotejo de vuelta la victoria fue para los uruguayos (4-3) que avanzaron en la Copa.

Después fue el turno de The Strongest. El Tigre fracasó en La Paz al igualar (1-1) con Libertad, de Paraguay en la ida. En el choque de vuelta, los guaraníes apabullaron a los aurinegros al ganarles por 5-1. Con ese abultado marcador los de Achumani se despidieron del torneo. Los atigrados tampoco pudieron ingresar a la fase de grupos.

San José, el más goleado de la Copa

El santo orureño, que integró el grupo D, terminó último con apenas cuatro puntos en los seis partidos disputados. Por encima de San José se clasificaron, Flamengo y Liga Universitaria de Quito, a la segunda fase de la Libertadores, mientras que Peñarol pasó a la Sudamericana.

Los orureños fueron los más goleados de la Copa. El santo recibió 19 tantos y marcó siete, logrando una diferencia de menos 12. Curiosamente el segundo equipo con la portería más batida de la primera ronda es Wilstermann. Le marcaron 14 y sus delanteros anotaron cuatro. Tuvo una diferencia de menos 9. Los clubes bolivianos cumplieron una de las actuaciones más pobre del último tiempo.