Escucha esta nota aquí

Fue interpelado por el Legislativo. El canciller Diego Pary compareció ante diputados y senadores sobre la demanda marítima de Bolivia contra Chile ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya y recibió un voto de confianza a la conclusión de la cesión.

"Cuando así Chile lo desee, Bolivia está dispuesta a reinstalar el diálogo", afirmó el ministro de Relaciones Exteriores una vez que abandonó el hemiciclo y aseguró que el país cuenta con una estrategia para continuar con el reclamo de una salida al océano Pacífico.

La autoridad dijo que se continuará con el pedido de diálogo y las gestiones diplomáticas; sin descuidar la participación en la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar; también se diversificará las conexiones alternativas con el Atlántico y el Pacífico por otros puertos.

Fueron 12 preguntas que respondió la autoridad, casi todas referidas a las condiciones históricas del enclaustramiento marítimo, los detalles del proceso y la sentencia misma que hizo conocer el tribunal en octubre del año pasado. Reiteró que si bien el fallo no obliga a Chile a negociar con Bolivia, exhorta a las dos partes a solucionar el tema pendiente

"Creo que más allá de las especulaciones y debate político, la demanda marítima boliviana está plenamente vigente y con fortaleza; es una demanda marítima al que Bolivia jamás va a renunciar", recalcó.

Dentro de la explicación de Pary ante la Asamblea se concluyó que el costo final del proceso de demanda contra Chile fue 14,3 millones de dólares y que eso contempló todo el apoyo necesario a expresidentes y excancilleres, es decir, el pago de viáticos, pasajes y logística.

Finalmente, consultado sobre si es o no propicio retomar el diálogo en época electoral como la que encara el país, el canciller sostuvo que cualquier momento es adecuado y que existe plena predisposición de Bolivia de abordar todos los temas que están pendientes.

Conoce más sobre el tema: