El fundador de Huawei, Ren Zhengfei, dijo este martes que Estados Unidos "subestima" su compañía y que los planes del gigante de las telecomunicaciones en su programa de tecnología 5G no se verán afectados por las decisiones de Washington para bloquearlo.

"Los políticos estadounidenses, con su forma de actuar en la actualidad, demuestran que subestiman nuestra fuerza", dijo Ren en una entrevista con la televisión estatal CCTV y otros medios, añadiendo que la compañía cuenta con reservas de chips y "no puede quedar aislado" del mundo en este sentido.

Reconoció que el choque con EEUU era "inevitable", debido al interés de la compañía asiática en erigirse como uno de los líderes mundiales de la tecnología 5G, en lo que parece una lucha por la supremacía tecnológica que se suma a las fricciones comerciales ya existentes entre las dos potencias.

También dijo que su compañía "no excluirá" a los suministros procedentes de Estados Unidos y que Huawei está "muy agradecida a las empresas estadounidenses", entre ellas la tecnológica IBM.

"Deberíamos crecer juntos, pero en caso de haber una escasez de suministro ya tenemos una 'copia de seguridad'. En 'periodo de paz', la mitad de nuestros chips provienen de compañías estadounidenses y la otra mitad de Huawei. No podemos estar aislados del resto del mundo", indicó Ren.

Preguntado por cuánto tiempo durará la crisis en torno a Huawei, el ejecutivo señaló que la cuestión debería plantearse directamente al presidente estadounidense, Donald Trump.

Estas declaraciones se producen después de que este lunes el Departamento de Comercio estadounidense expidiera una licencia de 90 días que levanta durante ese periodo el veto a Huawei y a sus empresas filiales para preparar una transición sin presencia del gigante tecnológico chino.

Un veto que, según el portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores chino Lu Kang "al final no servirá al interés de nadie".

De seguido, instó a EEUU a seguir los principios de "igualdad, respeto y beneficio mutuo" para buscar el "equilibrio" en los mercados.

Como consecuencia de la restricción, Alphabet, la empresa matriz de Google, ha retirado las licencias a los productos de Huawei, que no incorporarán la plataforma de descarga de aplicaciones Google Play, lo que significa de facto la imposibilidad de acceder a todas las 'apps' diseñadas para el sistema operativo Android (que usa Huawei en sus teléfonos) que no estén en código abierto.

En respuesta, la tecnológica china prometió este lunes que continuará facilitando actualizaciones y servicios posventa a todos sus equipos, tanto "a los que ya se han vendido como a los que están aún almacenados", y que seguirá construyendo un "ecosistema de software seguro y sostenible" para todos sus usuarios.

 Asimismo, Ren agradeció hoy a Google el hecho de "ofrecer soluciones potenciales" para afrontar la crisis, y destacó también el "apoyo" de un "gran número" de empresas estadounidenses que estarían presionando para conseguir rebajar las restricciones de Trump.

Sin embargo, medios locales como el hongkonés South China Morning Post avisan hoy de que la restricción "podría destruir" el mercado externo de Huawei, habituado a usar Android y las aplicaciones que provee Google, "dejando el paso libre a empresas como Samsung" y otras tecnológicas chinas como Oppo y Xiaomi.

"Los teléfonos de Huawei no van a ser muy útiles sin las aplicaciones de Google en ellos, al tiempo otras aplicaciones dejarán de funcionar sin los servicios de Google", comenta a ese periódico el investigador Bryan Ma, de la firma IDC Asia-Pacific.