Guabirá de a poco va reestructurando su plantilla con miras a reforzarlo para el torneo Clausura, que comenzará en la segunda semana de julio. La primera medida del directorio que preside Rafael Paz ha sido rescindir con el lateral Jesús Flores, el volante Érick Iragüa, el atacante paraguayo Javier Lezcano y el defensor colombiano Dairín González. Con el delantero argentino Maximiliano Velasco hay un acuerdo, solo falta oficializar la rescisión.

Pero las noticias de este martes en el rojo no solo fueron de desvinculación. El presidente también presentó al uruguayo Waldemar Acosta (32) y el paraguayo Rogerio Leichtwis (30), ambos delanteros.

Por otro lado, Paz denunció que la alcaldía de Montero está por expropiar los terrenos que pertenecen al club, ubicado sobre la avenida Betania, con el fin de construir infraestructura municipal, lo cual considera ilegal, tomando en cuenta que en estos terrenos entrenan los equipos de las divisiones menores y hay un proyecto en proceso para que el gobierno construya un centro de alto rendimiento para el club.