La principal novedad en el onceno de Bolivia será Roberto Carlos Fernández. El zurdo fue ensayado para jugar como volante por izquierda, posición en la que el DT Eduardo Villegas quiere que sea clave para hacerle daño a Brasil, mañana en el debut en la Copa América, en el estadio Morumbí, desde las 20:30.

En la idea del seleccionador de la Verde está un equipo que no solo se meta atrás para defenderse, pues necesita tener buena salida, por las bandas, por eso está confiando en la capacidad de Fernández, por la izquierda, y Leo Vaca, por la derecha.

Pero sin duda que la presencia de Fernández es para destacar, pues el lateral izquierdo debutará oficialmente con la Verde mañana contra el pentacampeón del mundo en un estadio Morumbí que se anticipa estará lleno, pues las entradas se agotaron hace mucho tiempo.

En el amistoso contra Francia, el 2 de este mes en Nantes, Fernández ingresó en la segunda parte y en pocas intervenciones mostró su calidad con un pase en profundidad y una gambeta que provocó un tiro libre al borde del área, luego de dejar en el camino a un defensor rival.

En esa ocasión, Roberto Carlos jugó como doble banda, o volante extremo por izquierda, por delantero de Marvin Bejarano, que es el lateral zurdo fijo y además el capitán de Villegas, que confía en la experiencia del lateral de The Strongest.

Con Fernández de entrada, el DT de la Verde busca conseguir una doble función; el zurdo debe apoyar en la marca por el lateral izquierdo a Bejarano para evitar el juego por las bandas que tienen los brasileños, pero también espera que Roberto Carlos se pueda desprender a la hora de generar un contragolpe, aprovechando el buen pie que tiene y el desequilibrio en el mano a mano, pues le gusta encarar cuando está cerca del arco rival.

“Si me toca estar, trataré de dar lo mejor y si no voy de entrada, apoyaremos a los que ingresen desde el inicio”, dijo Fernández en la única práctica a puertas abiertas que realizó la Verde en el Centro de Entrenamientos del primer plantel del club Sao Paulo, en el centro de la ciudad.

Sobre la posibilidad de ocupar el lugar de Marvin Bejarano, como lateral izquierdo, Fernández indicó que eso es una decisión del entrenador, pero que en cualquier caso no tiene problemas en ser lateral o volante extremo por su perfil. “Estuve alternando en los dos puestos y si me toca estar en cualquiera, hay que cumplir al máximo, para eso me estoy preparando”, indicó Roberto Carlos.

Con 19 años, Fernández tuvo un ascenso sorprendente en menos de dos años jugando para Blooming en la División Profesional del fútbol boliviano. Ni bien llegó de su natal Camiri, se ganó un espacio en la juvenil de la academia celeste cruceña y en la pasada temporada saltó como titular al primer equipo gracias a la confianza del DT Erwin Sánchez.

Su calidad lo hizo llegar a este proceso de Eduardo Villegas, el seleccionador que analiza jugársela por este joven futbolista dejando como alternativa al experimentado Alejandro Chumacero, uno de los pocos legionarios que llegó como uno de los puestos fijos para estar entre los once que comenzarán ante Brasil.

Hace unos días algunos medios brasileños preguntaron quién era Roberto Carlos Fernández, pues ya saben que es una de las promesas que tiene el fútbol boliviano y que puede explotar en esta Copa América, que arrancará mañana.

Hasta Marcelo Martins, que asistió a uno de los programas deportivos más importantes de la Red Globo, mencionó a Fernández como uno de los jóvenes jugadores con gran talento que están apareciendo y que pueden dar grandes alegrías al fútbol nacional.

Hoy, por la mañana, el DT Eduardo Villegas confirmará el onceno, pues en la noche solo tiene previsto realizar un trabajo liviano de reconocimiento al campo de juego del estadio Morumbí, sede del duelo contra los anfitriones de la Copa.