Arya Stark ha sido elevada a la categoría de heroína tras el tercer capítulo de la última temporada de Juego de Tronos en la que se ha decidido la suerte de algunos de los personajes más queridos de la aclamada ficción de HBO.

Este capítulo, que relató los hechos en torno a 'La Batalla de Winterfell', mostró el desenlace de la guerra contra los caminantes blancos y su ejercito de muertos vivientes. Durante una hora y veinte minutos los espectadores sufrieron como pocas veces (con el perdón de la 'Boda Roja') ya que todo indicaba que la derrota sería catastrófica. 

Fue entonces que sucedió lo inesperado, Arya Stark, que había logrado salvar la vida durante todo el capítulo apareció desde las sombras para sorprender al Rey de la Noche y lograr con una increíble maniobra lo que parecía imposible: derrotarlo, quitándole la vida.

 

 

¿Cómo lo vivieron los fans? Ya circulan videos de lugares en los que el capítulo se vio de forma masiva, como bares, y que capturan el momento exacto en que esta escena provoca un festejo que solo podría compararse con un gol de campeonato.

 

Arya Stark, interpretada por la actriz británica Maisie Williams, ha entrado en la historia de la televisión y, pase lo que pase, nos ha dejado un momento que será recordado por muchos años.