Opinión

La Presidencia virtual de Simón Bolívar

Hace 4/21/2019 8:00:00 AM

Escucha esta nota aquí

En septiembre de 2011 publiqué el libro titulado “El desarrollo político en la formación social boliviana”, en el cual analizo los ocho proyectos políticos vigentes desde 1825 hasta el presente: o sea, el proyecto de los Libertadores, el de los Conservadores liberales, el de los Republicanos, el proyecto Nacional Revolucionario, el militar, el neoliberal y finalmente el proyecto del Movimiento Al Socialismo.

Mas, no obstante el tiempo transcurrido desde dicha publicación, en los almanaques históricos, los textos escolares y publicaciones varias, se sigue sosteniendo el nombre de Simón Bolívar como primer presidente de Bolivia, cuando en realidad el Libertador nunca lo fue. De esta manera, una existencia aparente suplanta la realidad: Bolívar fue explícito en señalar que no podía ser presidente de un Estado inexistente, pues estaba en las provincias del Alto Perú, en su condición de libertador presidente de la República de Colombia y libertador del Perú, encargado del supremo mando.

Recordamos que, por decreto del 9 de febrero de 1825, el mariscal Sucre convoca a una Asamblea General de Diputados de las provincias del Alto Perú, en un hecho que dio inicio al nacimiento formal de nuestra República. En una breve síntesis (para mayor detalle revisar la obra señalada), afirmamos que el Decreto del 11 de Agosto, le da al nuevo Estado la denominación de República de Bolívar, y otorga reconocimiento de gratitud, premios y honores al libertador, pero no consigue la anuencia de éste para el reconocimiento del nuevo Estado. Los documentos muestran que existió una comisión encargada de viajar a La Paz y entregar al Libertador la medalla presidencial y los decretos que le otorgaban el Poder Ejecutivo de la República por todo el tiempo que resida en ella. Esta comisión estaba integrada por los diputados Casimiro Olañeta, José María Mendizábal y don Hilarión Fernández. Al retornar, los enviados informaron a la Asamblea con la contundencia del caso la negativa de Bolívar a reconocer la Asamblea de Diputados de las provincias del Alto Perú y peor la existencia del Estado creado el 6 de agosto por este órgano.

Como se puede leer en el informe, publicado en la sesión de la Asamblea de Representantes del Alto Perú (Libro Mayor, sesión del 29 de septiembre de 1825, páginas 81- 83), el libertador Bolívar fundamenta su resolución en el hecho de que las provincias del Alto Perú jurídicamente pertenecían al virreinato del Río de la Plata, pero ocupadas por la fuerza monárquica de Perú, que él acababa de liberar. Que el Congreso Provisorio del Perú no le otorgó facultades para modificar la situación existente y que, como jefe de un Poder Ejecutivo, igualmente provisorio, no podría reconocer de modo alguno la existencia de un nuevo Estado.

Por lo expuesto, sostengo que se aclaró en forma irreversible que el Mariscal Antonio José de Sucre fue el primer gobernante de las provincias del Alto Perú. Primero factualmente como general en Jefe del Ejército Libertador. Después, el 16 de mayo de 1825 por decreto dictado en Arequipa, Bolívar le otorga la administración de estas provincias; el 10 de julio asume el mando legítimo otorgado por la Asamblea de Representantes de las Provincias del Alto Perú. De esta manera, asumiendo el mando legítimo en lo político, económico y administrativo de estas provincias.

De esta manera, el abogado octogenario que publicó dicha investigación documentada el año 2011, obviamente espera el pronunciamiento de las Sociedades Geográficas e Históricas de Bolivia o de la Academia Boliviana de la Historia sobre el particular, con el fin de que se registre y difunda una versión veraz sobre la historia de Bolivia. Considero que debemos fomentar la investigación documentada y seria. De lo contrario seguiremos reproduciendo la mediocridad de dos siglos en gran parte de los colegios y universidades.