Sale a la luz un nuevo caso de supuesto intento amaño de partido. El presidente de Destroyers, Carlos Blanco, aseguró que en el torneo Apertura le pidieron 15.000 dólares para que gane dos partidos y empate otro. El caso lo denunció en la Fuerza Especial de Lucha contra el Crimen (Felcc) de Santa Cruz, pero no siguió con el proceso hasta el final.

Blanco denunció ante los medios cruceños que durante el torneo pasado recibió un par de llamadas en las que le pidieron dinero a cambio de resultados a favor del cuchuqui. “Es un audio claro, grabo todas las llamadas, me pidieron 15 mil dólares y me aseguraron dos victorias y un empate, aunque me hubieran dicho 5.000 o 2.000, no voy a aceptar nunca nada de eso”, dijo el máximo dirigente del club cuchuqui.

El directivo dijo que le molestó tanto la situación que pensó en dar un paso al costado, pero justo en esas fechas el equipo comenzó a perder y no se atrevió a dejarlo en esas condiciones. “No entré (como presidente) a perder mi tranquilidad. Si Destroyers hubiera estado bien, ya me hubiera ido a mi casa”, dijo Blanco que está incómodo con las situaciones extrafutbolísticas.

Después de que en la Felcc le dijeron que se debía hacer un proceso de investigación, dejó el caso y decidió comentarlo al presidente de la Federación Boliviana de Fútbol, César Salinas. “Es hora que lo investiguen, ya está de buen tamaño. Hay algo muy sucio en el fútbol, hay que reglamentar muchas cosas, llamar a un congreso y se pone todo claro”, indicó Blanco.

“Yo no quiero levantar una copa de Destroyers sucia”, concluyó.