La locura ha ganado al sector espacial desde que el hombre más rico del mundo, Jeff Bezos, permitió que se filtrara su último proyecto, bautizado Kuiper: 3.236 satélites a 600 kilómetros de altura para inundar la Tierra de Internet a alta velocidad.

Ofrecer una red de redes a una velocidad extrema incluso en los desiertos digitales es también el objetivo de la empresa OneWeb, que comenzará este verano boreal en Florida a fabricar dos satélites diarios, para llegar a contar con una constelación de más de 600 que estaría operativa en 2021.

SpaceX, del magnate estadounidense Elon Musk, también es activa en este plano. La sociedad fue autorizada a colocar 12.000 satélites a distintas alturas del espacio.

Tags