Escucha esta nota aquí

El fiscal del distrito de Santa Cruz, Gómer Padilla, informó de que desde el martes el fiscal anticorrupción de turno, Iván Ortiz, analiza si corresponde abrir una investigación sobre la denuncia hecha por el senador Arturo Murillo sobre un posible caso de tráfico de influencias en el municipio cruceño, que involucra a la presidenta del Concejo Municipal, Angélica Sosa.

De acuerdo con la denuncia de Murillo, hay indicios de que hubo tráfico de influencia pues el representante legal de la empresa ITC Servicios es el empresario Mario Alberto Bruun, cuñado de la arquitecta Sosa. En 2014, dicha empresa firmó un contrato con la comuna cruceña, por 37,6 millones de bolivianos, para la compra de equipos de monitoreo y vigilancia para módulos educativos.

“Ante la denuncia pública que realizó el senador Murillo, ayer, a última hora del día, la unidad anticorrupción de la Policía ha realizado un informe sobre los hechos fácticos de esa denuncia y los ha remitido al coordinador de la Unidad Anticorrupción de la Fiscalía. A su vez, el coordinador ha remitido el tema al fiscal anticorrupción de turno, que deberá analizar y decidir hasta hoy si se abre un proceso investigativo o si se descarta”, explicó Padilla a EL DEBER hace instantes.

Jamás he beneficiado a ninguna persona de mi familia con algún contrato o abuso de mi condición de servidora pública”, aseguró ayer la presidenta del Concejo, refiriéndose a estas acusaciones. 

Según el fiscal de distrito, el Ministerio Público debe pronunciarse sobre el tema hasta el final del día de hoy.